El pasado miércoles 10 de enero finalizamos la IV edición del taller de Memoria y Estimulación Cognitiva que desarrollamos dentro del programa de Calidad de vida. Programa destinado  a personas con infección VIH, mayores de 45 años, que suelen tener una infección de largo recorrido. Un nuevo reto para la salud al que hay que prestar atención, y seguir investigando, ya que hacerse mayor viviendo con VIH es un hecho, y tenemos que seguir envejeciendo de la forma más saludable posible. 

El taller de Memoria y Estimulación Cognitiva está enfocado a poner remedio a una de las comorbilidades que aparecen y están siendo estudiadas en la infección del VIH; el deterioro cognitivo.

Os dejamos la opinión de uno de los participantes en este taller:

“El no saber dónde hemos aparcado el coche; donde hemos puesto las llaves; cómo se llama ese conocido que nos han presentado infinitas veces; lo que hemos hecho el día anterior; si hemos avisado de esto o lo otro, a quién teníamos que avisar o dar un mensaje…Estos pequeños olvidos y conflictos cotidianos que muchas veces nos amargan la vida, ha sido el material que hemos manejado en el Taller de la Memoria.

Con ejercicios muy sencillos y coherentes, hemos comprobado que no es tan difícil recordar un número de teléfono, o el título del libro que nos ha gustado tanto. Hemos aprendido cómo Registrar, Retener y Recuperar un dato que consideramos importante y que no queremos olvidar. Han sido unas jornadas lúdicas y provechosas que nos han ayudado a que los olvidos diarios no tengan que suponer un pequeño fracaso.

Un estímulo a nuestra memoria y una mejora en nuestros recuerdos.  Juan, Gracias.”

Como nos cuenta Juan, esos pequeños olvidos pueden, en cierta forma, amargarnos la vida o incluso hacer que nos sintamos fracasados.

La autopercepción de una mala memoria suele ser el resultado de la acumulación de esos pequeños fracasos. Y podemos entrar en un círculo vicioso de pensamiento que intenta dar explicación a esto que nos pasa desde una posición pasiva: “son cosas de la edad”, “es irreversible”, “no puedo hacer nada para solucionarlo»…

Dentro del programa de Calidad de Vida, apostamos por un envejecimiento activo. Según la OMS, el envejecimiento activo permite a las personas realizar su potencial de bienestar físico, social y mental a lo largo de todo su ciclo vital y participar en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades.

En nuestros talleres grupales, partimos de tres consignas claras para desarrollar estas capacidades mentales y sociales: ATENCIÓN, ESFUERZO Y EJERCICIO.

Pues como sabemos, todo lo que se ejercita se mantiene o mejora, y lo que no se ejercita, poco a poco va deteriorándose.

En esta última edición contamos con 7 participantes de entre 45 y 70 años. Todas las personas valoraron la actividad de una forma muy positiva y, lo más importante, que ciertas estrategias las habían integrado en su día a día.

La V edición comenzará en marzo, y podéis solicitar más información sobre el taller e inscribiros enviando un correo a psicosocial2@apoyopositivo.org o en el número de teléfono 670 57 86 20.