Declaración de la Sociedad Civil para HLM 2021 de ONUSIDA

TERMINAR CON LAS DESIGUALDADES. TERMINAR CON EL SIDA. ¡ACTUAR YA!

El pasado 30 de abril se presentó el «Documento de la Sociedad Civil para el HLM 2021«, una compilación de principios y necesidades para la respuesta al VIH / sida en la actualidad, de cara el Encuentro de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre el VIH / sida, que se celebrará el próximo 8 de junio de forma virtual a diferencia de ocasiones anteriores, por la actual situación de la COVID-19.

El COAC (Comité asesor y consultivo de ONGs del Plan Nacional sobre el Sida) participará en la delegación oficial del Ministerio de Sanidad, y nuestra organización ha sido acreditada para participar como ONG invitada en el encuentro.

Como recurso firmante de esta carta de la Sociedad Civil, queremos compartiros el contenido de la misma para que seáis partícipes y podamos también recoger vuestro feedback.

Hay una crisis en la respuesta al VIH. Durante los últimos cinco años, el mundo no ha cumplido con ninguno de los objetivos de prevención, diagnóstico y tratamiento establecidos en la Declaración Política sobre el VIH / SIDA de 2016, y los avances en la prevención del VIH se han quedado particularmente rezagados. La reunión de alto nivel de 2021 sobre el VIH / SIDA, y la Declaración Política que resulta de ella, es la última oportunidad de generar un impulso sostenido para las políticas, los programas y la financiación que se necesitan para poner fin al VIH como una amenaza para la salud mundial para 2030.

Ahora más que nunca, se requieren respuestas basadas en pruebas y una voluntad política renovada, especialmente frente a las cargas adicionales impuestas por la pandemia de COVID-19. Con el fin de enfocar esfuerzos y recursos donde más se necesitan, pedimos una Declaración Política que:

  • RECONOZCA explícitamente quién está en mayor riesgo de contraer el VIH.
  • RECONOZCA por qué esto es así.
  • SE COMPROMETA a financiar y apoyar plenamente respuestas eficaces.
  • HAGA RESPONSABLES a los Estados miembros por sus acciones.

El grupo de trabajo, creador de este documento, está formado por agentes implicados en la Reunión de alto nivel de 2021 sobre el VIH / SIDA, que han recogido la voz de la comunidad, en una consulta en línea con la sociedad civil, una serie de seminarios web con organizaciones sociales implicadas en las respuesta al VIH, junto con una audiencia interactiva, celebrada el 23 de abril de 2021, con el presidente de la Asamblea General de la ONU.

1. HACEMOS UNA LLAMADA PARA UN ACCESO EQUITATIVO E IGUALITARIO A LOS SERVICIOS DE PREVENCIÓN, TRATAMIENTO, ATENCIÓN Y APOYO DEL VIH EN LAS POBLACIONES CLAVE, Y AQUELLAS EN SITUACIONES DE VULNERABILIDAD.

Las estimaciones de ONUSIDA afirman sin lugar a dudas qué grupos de población corren mayor riesgo de contraer el VIH, y los datos más recientes indican que en 2019, las poblaciones clave y sus parejas representaron el 62% de las nuevas infecciones por el VIH. Si los Estados miembros se toman en serio la idea de poner fin a la epidemia para 2030, deben reconocer a estas poblaciones de forma explícita. La inequidad que no se reconoce no se resuelve.

Pedimos que la Declaración Política nombre a cada una de las poblaciones clave: trabajadores sexuales, homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres, personas transgénero, personas que consumen drogas y personas en prisión y otros entornos cerrados. Hacemos un llamamiento para que en la Declaración se nombre también a quienes están en riesgo de contraer el VIH por encontrarse en situación de vulnerabilidad: mujeres, niños y adolescentes, especialmente niñas adolescentes y mujeres jóvenes en toda su diversidad, así como pueblos indígenas, personas con discapacidad y migrantes, particularmente aquellos con estatus migratorio irregular y personas en zonas de conflicto y entornos humanitarios.

Para brindar a las poblaciones clave y a las personas en situaciones de vulnerabilidad un acceso equitativo e igualitario a los servicios que necesitan, la Declaración Política debe comprometerse a lo siguiente:

  • Brindar acceso universal a las pruebas, el tratamiento y la atención del VIH, incluidos los diagnósticos en el lugar de atención. Garantizar la disponibilidad constante y el acceso a medicamentos antirretrovirales gratuitos y de alta calidad para todas las personas que viven con el VIH para que puedan lograr la supresión viral y promover Indetectable = Intransmisible (U = U). No dejar atrás a las personas que viven con el VIH en las cárceles, los indígenas y otras personas que viven en áreas históricamente desatendidas por la atención médica.
  • Invertir y ampliar rápidamente el acceso a tecnologías, productos y servicios de prevención. Esto incluye ampliar el acceso a  métodos preventivos probados como condones, prevención de la transmisión vertical y reducción de daños, incluidos lugares de consumo más seguros y material de parafernalia, e iinnovaciones de prevención, incluido el anillo de dapivirina, profilaxis previa a la exposición (PrEP) y profilaxis post exposicion (PEP).
  • Comprometerse a brindar educación sexual integral para todos los jóvenes, incluidos los que tienen discapacidades, dentro y fuera de la escuela. Desarrollar, financiar e implementar políticas y programas que creen entornos de aprendizaje seguros e inclusivos para los niños de todas las identidades de género, invertir en planes de estudio y prácticas de enseñanza que transformen el género y apoyar a las mujeres en la sector laboral de la educación.
  • Ampliar el autocuidado: un enfoque centrado en las personas, basado en los derechos y con perspectiva de género para las personas marginadas que evitan los servicios clínicos de VIH debido al estigma, la criminalización u otros obstáculos de acceso. El autocuidado incluye condones insertivos y receptivos, herramientas controladas por mujeres para la prevención del VIH y la anticoncepción, autoprueba del VIH, PrEP y PEP, auto muestreo para infecciones de transmisión sexual, soluciones de salud digital y programas de reducción de daños, incluido el acceso a intervenciones en línea.
  • Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas. El VIH afecta de manera desproporcionada a mujeres y niñas en toda su diversidad. La violencia de género es tanto un factor de transmisión del VIH como una consecuencia común de un diagnóstico de VIH. La Declaración Política debe apoyar y financiar respuestas dirigidas por la comunidad que aborden las normas y prácticas sociales y de género nocivas, se opongan a las decisiones reproductivas forzadas y coaccionadas y proporcionen reparación por la violencia. De acuerdo con los objetivos de la Estrategia mundial contra el sida, trabajar para garantizar que, para 2025, menos del 10% de las personas que viven con el VIH, las mujeres y las niñas y las poblaciones clave experimenten desigualdades de género y violencia de género. La Declaración Política también debe apoyar el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva y un mayor empoderamiento económico de las mujeres y las niñas.
  • Garantizar la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres que viven con el VIH, antes, durante y después del embarazo. Optimizar la disponibilidad y accesibilidad universal de los servicios de salud sexual y reproductiva en lugares con alta incidencia del VIH. Ampliar los servicios de apoyo integrados y personalizados para la prevención y el tratamiento del VIH para mujeres en entornos clínicos y comunitarios antes de la concepción, antes del parto y después del parto, incluida la prevención de la transmisión vertical del VIH.
  • Proporcionar mejores estrategias de tratamiento para niños desde la infancia hasta la adolescencia. Reconocer las desigualdades únicas y los desafíos de acceso que enfrentan los niños, incluidos los que tienen discapacidades; y promover intervenciones pediátricas y adolescentes basadas en la comunidad y dirigidas por la comunidad, como el apoyo a los cuidadores, la alfabetización sobre el tratamiento, los programas entre pares y la tutoría.

2. HACEMOS UNA LLAMADA POR LA ELIMINACIÓN DE LAS BARRERAS ESTRUCTURALES PARA LOGRAR CERO NUEVAS INFECCIONES, CERO MUERTES Y CERO DISCRIMINACIÓN.

Desde el inicio de la epidemia mundial del VIH hace 40 años, las barreras estructurales para poner fin a la epidemia no han cambiado de manera fundamental. El estigma, la discriminación, la violencia, la criminalización y las leyes punitivas son una presencia o una amenaza constante en la vida de poblaciones clave y personas en situación de vulnerabilidad.

Pedimos que la Declaración Política se comprometa a abordar y eliminar las leyes, políticas y prácticas que violan los derechos humanos de poblaciones clave y personas en situaciones de vulnerabilidad, ponen en peligro su seguridad, les privan del acceso a los servicios necesarios y ponen en peligro su salud.

Para eliminar estas barreras, la Declaración Política debe comprometerse con lo siguiente:

  • Respetar, proteger y cumplir los derechos humanos, incluido el derecho a la salud. La Declaración Política debe incluir el compromiso de los Estados Miembros de revisar las leyes y políticas a nivel nacional para proteger los derechos sociales y legales de las personas que viven con el VIH, y trabajar para despenalizar la exposición y la transmisión del VIH o la no divulgación de su estado serológico, trabajo sexual, identidad de género y orientación sexual, uso y posesión de drogas y situación migratoria irregular. De acuerdo con los objetivos de la Estrategia mundial contra el sida, hay que trabajar para garantizar que en 2025, menos del 10% de los países cuenten con leyes y políticas punitivas.
  • Eliminar las barreras sistémicas a la continuidad completa de la atención, incluidas las restricciones de edad de consentimiento que obstaculizan el acceso de los jóvenes a los servicios, y el acoso y la violencia por parte de las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley, incluidos los que tienen como objetivo a las personas con estatus migratorio irregular. Asegurar que todos puedan acceder a los servicios que necesitan en forma confidencial y segura, y que los datos de las personas que buscan servicios de atención médica se mantengan confidenciales y seguros.
  • Poner fin al estigma y la discriminación. De acuerdo con los objetivos de la Estrategia mundial contra el sida, trabajar para garantizar que para 2025, menos del 10% de las personas que viven con el VIH y las poblaciones clave experimenten estigma y discriminación. Apoyar la aplicación de las protecciones legales y financiar intervenciones dirigidas por la comunidad que desafíen las normas y actitudes sociales prejuiciosas. Sensibilizar a los proveedores de atención médica sobre el trabajo con adolescentes y jóvenes que buscan servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento del VIH. Poner fin a la discriminación contra las personas que viven con el VIH y las poblaciones clave en los viajes y el lugar de trabajo. Apoyar la recopilación de datos desglosados para proporcionar una base empírica sobre los efectos del estigma y la discriminación.
  • Reconocer la violencia contra poblaciones clave y personas en situaciones de vulnerabilidad como una violación de los derechos humanos y una barrera clave para acabar con el VIH / sida. Defender el derecho del individuo a vivir la vida que elija, respetando sus derechos a la privacidad, la autodeterminación, el consentimiento, la autonomía corporal y la dignidad, y sin temor a represalias, intimidación o acoso, incluso en los espacios digitales.

3. HACEMOS UNA LLAMADA PARA GARANTIZAR RESPUESTA AL VIH DOTADAS DE RECURSOS, EFICIENTES Y SOSTENIDAS, INTEGRADAS EN SISTEMAS DE SALUD, DESARROLLO, PROTECCIÓN SOCIAL, ENTORNOS HUMANITARIOS Y RESPUESTAS A PANDEMIAS.

Sabemos cómo prevenir el VIH. Sabemos cómo hacer que las personas se realicen la prueba y cómo alentar a las personas que viven con el VIH a que sigan el tratamiento para mantener su salud. Después de 40 años, existe amplia evidencia de que la forma de llegar a las poblaciones clave y aquellas en situación de vulnerabilidad es a través de programas liderados por esas poblaciones. Los fuertes vínculos entre los programas y sistemas de salud y protección social dirigidos por la comunidad pueden lograr mejores resultados para los más rezagados. De hecho, las comunidades han liderado gran parte de la respuesta a la COVID-19 y al VIH.

La Declaración Política debe incluir metas ambiciosas sobre el apoyo a las respuestas lideradas por la comunidad.

La COVID-19 ha demostrado que cuando existe la responsabilidad política, se pueden encontrar recursos para financiar una respuesta de salud global eficaz a gran escala. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 plantea desafíos cada vez mayores para la respuesta al VIH, aumentando la vulnerabilidad al VIH, cerrando los servicios necesarios, desviando a los trabajadores de la salud y poniendo en peligro los recursos del VIH. No podemos permitir que la pandemia de la COVID-19 deshaga los logros conseguidos sobre el VIH en las últimas décadas. Los compromisos pasados deben cumplirse y la respuesta al VIH debe financiarse por completo.

Para que la respuesta al VIH sea eficiente y sostenible, la Declaración Política debe comprometerse con lo siguiente:

  • Mantener y ampliar la financiación nacional e internacional. Para lograr los objetivos globales, las inversiones en VIH deben incrementarse a 29 mil millones de dólares por año para 2025, incluidos 9.8 mil millones de dólares para pruebas y tratamiento del VIH, 9.5 mil millones de dólares para prevención combinada basada en evidencia y 3.1 mil millones de dólares para facilitadores sociales, en línea con el Estrategia mundial sobre el sida de ONUSIDA.
  • Dirigir la gran mayoría de los fondos para prevención, pruebas, tratamiento y promoción a respuestas dirigidas por la comunidad. De acuerdo con las metas de la Estrategia Global contra el SIDA, asegurar que el 80% de los programas de prevención del VIH para poblaciones clave y aquellos en situaciones de vulnerabilidad sean ejecutados por organizaciones dirigidas por la comunidad, la población clave y mujeres. Asegurar que el 30% de los servicios de pruebas y tratamiento, y el 60% de los programas para lograr habilitadores sociales, sean brindados por organizaciones lideradas por la comunidad. Movilizar fuentes adicionales de financiamiento para ampliar nuevas soluciones probadas, particularmente a través de modelos de contratación social.
  • Promover modelos de cobertura universal de salud (CSU) que prioricen llegar a los grupos más marginados. Garantizar que la prevención, las pruebas y el tratamiento del VIH, incluidos los de las poblaciones clave y los que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, se incluyan en los paquetes de salud nacionales. Asegurar que los sistemas de salud pública reconozcan, financien y se vinculen a las respuestas dirigidas por la comunidad como elementos centrales de los sistemas de salud y atención social.
  • Fortalecer la integración y los vínculos entre los servicios para el VIH y los de tuberculosis, hepatitis viral, salud y derechos sexuales y reproductivos (SDSR), salud mental, salud LGBTIQ y reducción de daños. Los servicios de SDSR deben financiarse completamente y adaptarse a las necesidades de las personas que viven con el VIH, las poblaciones clave y las personas en situaciones de vulnerabilidad. Las respuestas deben basarse en pruebas y abordar cuestiones como el cáncer de cuello uterino, el virus del papiloma humano y las presentaciones específicas de la tuberculosis y la malaria por sexo y edad.
  • Implementar una respuesta concertada de todos los gobiernos. Todos los departamentos y administraciones gubernamentales tienen un papel importante en la lucha contra el VIH, no solo mediante el acceso equitativo a los servicios de salud, sino también apoyando y salvaguardando la protección social, la vivienda, el empleo, la educación y el acceso a alimentos y agua potable para las poblaciones clave, las personas que viven con VIH y personas en situación de vulnerabilidad, incluso a través de programas de transferencia de efectivo.
  • Eliminar las barreras de propiedad intelectual para la distribución equitativa de las vacunas COVID-19. Garantizar que las vacunas se suministren rápidamente a todos los que las necesiten, incluidas las personas que viven con el VIH y los más afectados.
  • Utilizae las lecciones aprendidas de la COVID-19. Invertir en nuevos sistemas para la prevención, las pruebas y el tratamiento del VIH, como ubicaciones de prestación de servicios remotos universales y accesibles; servicios de salud digitales, incluidas consultas médicas en línea / virtuales; y recetas descentralizadas y de varios meses, incluidas las dosis para llevar a casa de la terapia con antagonistas de opioides (OAT) para las personas que consumen drogas.
  • Financiar la investigación y el desarrollo de una vacuna y una cura para el VIH, así como nuevas herramientas para las pruebas, el tratamiento y la prevención, e invertir en innovaciones programáticas. Estos incluyen la autocomprobación, los tratamientos inyectables y otras tecnologías sanitarias, y el trabajo sobre habilitadores sociales. Garantizar el acceso sin barreras para todas las personas que viven con el VIH al tratamiento antirretroviral gratuito.
  • Aprovechar las flexibilidades del acuerdo sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio (ADPIC), incluidas intervenciones como la oposición de patentes y las licencias obligatorias, y optimizar los mecanismos de concesión de licencias voluntarias y de intercambio de tecnología para alcanzar los objetivos de salud pública. Promover la competencia de genéricos, acelerar la entrada en el mercado de nuevas tecnologías sanitarias para la prevención y el tratamiento del VIH, la tuberculosis y la hepatitis, y crear sistemas de transferencia de tecnología entre países, de modo que los productos sanitarios que salvan vidas se conviertan en bienes públicos mundiales y estén rápidamente disponibles y accesibles para las personas que los necesiten.
  • Mejorar la movilización de recursos internos a través de un marco tributario progresivo que incluye impuestos a las transacciones financieras y otros mecanismos tributarios, así como poner fin al abuso de impuestos corporativos, la elusión y la evasión tributarias, que agotan recursos clave para abordar las desigualdades en salud, género y raza.

HACEMOS UNA LLAMADA A LA RESPONSABILIDAD

La Declaración Política de 2021 no será más que palabras en papel, a menos que los Estados Miembros acuerden responsabilizarse mutuamente por sus acciones, y rendir cuentas ante la sociedad civil. Esto puede suceder a través de una colaboración sincera que coloque a la sociedad civil, incluidas las poblaciones clave y aquellas en situaciones de vulnerabilidad, en pie de igualdad con el gobierno. Un marco de rendición de cuentas sólido requiere un acuerdo sobre los estándares de medición, la transparencia y la comunicación de los resultados.

Para garantizar que los Estados miembros rindan cuentas de su progreso hacia las metas de 2025 y las metas de la Agenda 2030, la Declaración Política debe comprometerse a lo siguiente:

  • Promover asociaciones sólidas y focalizadas, colaboración multisectorial, enfoques interculturales y alineación entre todas las partes interesadas en la respuesta mundial al sida. El gobierno, la sociedad civil y el sector privado en todos los niveles deben alinear los procesos estratégicos y mejorar la colaboración para aprovechar plenamente y sinergizar sus contribuciones para poner fin al SIDA.
  • Proteger y promover el espacio para que la sociedad civil pueda trabajar en un entorno propicio basado en los derechos humanos.
  • Crear mecanismos para garantizar que los Estados miembros cumplan con sus compromisos. El seguimiento y la evaluación, incluso por parte de las comunidades, deben contar con los recursos necesarios y ser implementados. Los datos deben ponerse a disposición del público, incluidas las asignaciones de fondos, para garantizar la total transparencia del gasto mundial en sida por parte de todas las partes interesadas.

OBJETIVO 2030

 

Desde el 2020 nuestro Plan Estratégico y Operativo va totalmente paralelo con las diferentes líneas que se establecen en esta declaración de la Sociedad Civil, así como de los nuevos objetivos estratégicos de ONUSIDA para el 2030.

 

Este Plan de Acción se entrelaza en nuestras diferentes áreas de trabajo: SALUD, EDUCACIÓN y DERECHOS.

Algunos de nuestros programas están fundamentados en los Objetivos de ONUSIDA para 2030 y en coordinación con la iniciativa de Fast Track Cities que, a través de IAPAC, se implementa alrededor de todo el mundo para conseguirlos. Nuestro checkpoint especializado en salud sexual para el diagnóstico y cribado de VIH y otras infecciones, nuestro programa de Educación Afectivo Sexual, Diversidad y Crecimiento Personal y Ciudadano WE LOVE, nuestra formación de Agentes de Salud y Diversidad, nuestros programas de asistencia social, psicológica, al chemsex, los programas de pares, nuestras campañas, nuestra serie INDETECTABLES, son muchas de esas patas que en estos 28 años hemos diseñado junto a la comunidad para ensamblar en las estrategias políticas y sanitarias que nos lleven a esa consecución del objetivo común: acabar con el VIH / sida en el 2030. Algo ya posible.

Desde Apoyo Positivo estamos preparades para terminar ese camino que dio origen a lo que somos hoy como organización. El VIH ha sido uno de los mayores errores sociales, por todo el impacto estigmatizante que no hemos sabido manejar en tantos años, pero un camino de muchos éxitos importantes a nivel sanitario, comunitario y social que tenemos el deber de afianzar en los tiempos que nos quedan por todas las personas afectadas.

Parafraseando a Anthony Fauci, «tenemos todas las herramientas para acabar con el VIH, no nos quedan excusas, ni para acabar con el ESTIGMA.»

Pongamos todos los esfuerzos en ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies