Cena romántica con velas, flores y condones. Parece que el pack para el día de Sin Valentine está listo. ¿Sin Valentine? Pues sí. Porque, aunque conocemos el famoso 14 de febrero como el día de los enamorados, desde el 2003 la Alianza Europea para la Salud Sexual (ESHA) promueve la celebración de esta fecha como el “Día europeo de la salud sexual”, y en Apoyo Positivo no desaprovechamos ninguna oportunidad para disfrutar de una vida sexual segura y placentera. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS. 2006) recoge que la “Salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social con relación a la sexualidad; no es la mera ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. La salud sexual necesita un acercamiento positivo y respetuoso a la sexualidad y a las relaciones sexuales, así como, la posibilidad de obtener experiencias placenteras y seguras, libre de coacción, discriminación y violencia. La salud sexual debe defender, proteger, mantener y respetar los derechos sexuales de todas las personas” (Organización Mundial de la Salud. 2006).

España ha atravesado cambios muy positivos con respecto a la salud sexual de las personas con la incorporación de la Profilaxis Pre- Exposición para el VIH, conocida popularmente como la PrEP, y esto ha sido el fruto de muchos años de trabajo basados en la educación, sensibilización y visibilización de la importancia de tener todas las herramientas disponibles para poder gozar de una erótica tanto segura como placentera.

Con la incorporación de la PrEP al denominado “pack preventivo del VIH y otras ITS”, en el que ya se contemplan otros métodos tradicionales como el preservativo, lubricantes, PEP, profilaxis vertical (persona gestante – feto), etc., y al que se añadieron nuevas medidas como el cribado del virus, reducción de daños, la lucha contra el estigma, el tratamiento como prevención y la educación sexual; la PrEP garantiza, con su inclusión, una mayor cobertura y prevención para las diferentes personas, sus relaciones sexuales y las posibles exposiciones al virus.

La PrEP es un derecho sexual, y por lo tanto un derecho humano, porque, según los últimos datos rectificados anuales del Ministerio de Sanidad, España se coloca entre los países de Europa con mayor número de nuevas infecciones por el VIH, y supera cada año los 4.000, y una medida así, puede ayudar a la reducción radical del VIH como ha ocurrido en otros países del mundo, en pocos años, tras implementarse.

Pero el trabajo no termina aquí pues, a pesar de que se están implementando de manera pública nuevas y diversas medidas de prevención, en España, además de los nuevos diagnósticos al año de VIH mencionados anteriormente, hay una tendencia creciente de otras infecciones de transmisión genital (ITG), como la de la gonococia y de sífilis (Vigilancia Epidemiológica de las Infecciones de Transmisión Sexual en España, 2017, publicado en junio de 2019). Esto es un claro indicio de que diversas actuaciones interdisciplinarias e integradas son necesarias para poder seguir abordando esta problemática de manera más eficaz y poder contribuir no sólo a la disminución de casos de transmisión de VIH y otras ITG, sino también a una vivencia más positiva de la erótica de nuestra sexualidad. 

Y, esto no es lo único. En España los números de agresiones por violencia de género y las agresiones por LGTBIQ+ fobia no parecen decrecer. Según el Instituto Nacional de Estadística, el número de las mujeres víctimas de violencia de género aumento más de un 7% en el 2018 y, según el informe del Observatorio Madrileño contra la LGTBIQfobia sobre incidentes de odio en la comunidad de Madrid del 2019, los datos de este año con respecto al 2018, aunque no aumentan, tampoco disminuyen. 

Y muchos se preguntarán, ¿qué tiene esto que ver con la salud sexual? El desarrollo de una sexualidad saludable empieza por el conocimiento de nuestros derechos sexuales y reproductivos que, no sólo se ven vulnerados día tras día en nuestra sociedad, si no que el desconocimiento de la existencia de los mismos permite la perpetuación de esta situación a través de muchas actuaciones y comportamientos como veremos a continuación:

1. El Derecho a la Libertad Sexual: la libertad sexual abarca la posibilidad de que los individuos expresen su potencial sexual. Sin embargo, esto excluye todas las formas de coerción sexual, explotación y abuso. Este derecho se ve vulnerado en muchos países donde las personas homosexuales no solo son perseguidos y atacados, sino que también son condenados.

2. El Derecho a la Autonomía Sexual, Integridad Sexual y Seguridad del Cuerpo Sexual: este derecho involucra la habilidad de tomar decisiones autónomas sobre la vida sexual de cada uno dentro de un contexto de la propia ética personal y social. También incluye el control y el placer de nuestros cuerpos libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo. Este derecho se ve vulnerado tanto en situaciones se violación de mujeres como en el matrimonio forzado en menores de edad, el cual es considerado como una nueva forma de esclavitud.

3. El Derecho a la Privacidad Sexual: es el derecho a tomar decisiones individuales y conductas sobre la intimidad, siempre que ellas no interfieran en los derechos sexuales de otros. Según el Informe sobre Delitos contra la Libertad e Indemnidad sexual, se ha visto un aumento en delitos de contacto mediante tecnología con fines específicamente sexuales en personas menores de 16 años.

4. El Derecho a la Equidad Sexual: la oposición a todas las formas de discriminación, con independencia del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o invalidez física o emocional. Este sigue siendo un tema importante en la agenda, ya que en España, según la Encuesta de Población Activa, en el 2019 la tasa de desempleo de mujeres es del 15,6%, mientras que la de los hombres es del 12,2% y esta tendencia se repite tanto en personas mayores como menores de 20 años, entre de 24 y 54 años y mayores de 54 años. Y esto es sólo en el caso de las mujeres. La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales realizó una encuesta a 70 personas trans, mediante la cual encontraron que más del 40% de estas han sufrido amenazas y maltrato psicológico, 31% de ellas han sido acosadas, al 42% les han negado la posibilidad del acceso laboral.

5. El Derecho al Placer Sexual: el placer sexual, que incluye el autoerotismo, es una fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual. Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas de todo el mundo se han visto sometidas a uno de los tres tipos de mutilación genital femenina, con una prevalencia de 91,5 millones de niñas (mayores de 9 años) y mujeres en África, las cuales sufren hoy en día las consecuencias que se derivan de esta práctica.

6. El Derecho a la Expresión Sexual Emocional: la expresión sexual es más que el placer erótico en los actos sexuales. Cada individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor. Este derecho se ve vulnerado a través del silencio en el que viven millones de personas del colectivo LGTBIQ alrededor del mundo, debido a la falta de libertad sexual.

7. El Derecho a la Libre Asociación Sexual: la posibilidad de casarse o no, de divorciarse y de establecer otros tipos de asociaciones sexuales. Para el 2019 casi 30 países han legalizado el matrimonio igualitario y, en contraposición con esto, según la ONG Plan Internacional, se estima que, si se mantiene la tendencia, 140 millones de niñas se verán afectadas en el 2020 con el matrimonio forzado/concertado. 

8. El Derecho a Hacer Opciones Reproductivas, Libres y Responsables: es el derecho que nos permite decidir tener hijos o no, el número y el tiempo entre cada uno, y el derecho al acceso a los métodos de regulación de la fertilidad. Para el 2019, 26 países tienen totalmente prohibido el aborto, 39 países permiten el aborto en caso de riesgo de la vida de la mujer, 56 países permiten el aborto para preservar la salud, 14 países permiten el aborto voluntario por motivos sociales o económicos y 66 países permiten el aborto por petición de la persona siempre que no haya superado las 12 semanas de gestación. Enlace.

9. El Derecho a Información Basada en el Conocimiento Científico: la información sexual debe ser generada a través de un proceso científico y ético y difundido en formas apropiadas en todos los niveles sociales. Recientemente la Organización Mundial de la Salud ha definido la transexualidad como una incongruencia de género y no como un trastorno mental y del comportamiento. A pesar de esto, otras comunidades siguen relacionando la homosexualidad y la propia transexualidad como enfermedades potenciales a ser curadas con tratamientos psiquiátricos y psicológicos, los cuales carecen tanto de argumentación científica como de evidencia empírica. 

10. El Derecho a la Educación Sexual Comprensiva: este proceso dura toda la vida, desde el nacimiento y debería involucrar a todas las instituciones sociales. La educación sexual hoy en día todavía no hace parte del currículum escolar, lo que limita profundamente el alcance de una educación adaptada y eficiente que no sólo fomente la adecuada afectividad y el autoconocimiento, sino que también prepare a cada persona para los próximos eventos que experimentará en su vida a nivel sexual y de las personas que le rodean. El “pin parental”, el cual es una nueva herramienta de los padres a través de los cuales pueden vetar contenidos impartidos a sus hijos en las aulas referentes a la identidad de género, feminismo y diversidad LGTBI es una clara evidencia de la vulneración de este derecho fundamental.

11. El Derecho al Cuidado de la Salud Sexual: el cuidado de la salud sexual debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y desórdenes sexuales. Según la Organización Mundial de la Salud, las personas migrantes se exponen a diversos riesgos derivados del desplazamiento de población, entre estos problemas de salud reproductiva principalmente por la interrupción de la atención o por falta de acceso a atención sanitaria. Por lo tanto, se demanda que estas personas tengan un acceso sanitario de calidad con el fin de tener una detección y tratamiento temprano, salvando vidas, reduciendo costes y protegiendo también a los residentes de los países de acogida. 

(Fuente: LOS DERECHOS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y UNIVERSALES. Declaración del 13º Congreso Mundial de Sexología, Valencia, España, revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología – WAS – el 26 de agosto de 1999, en el 14º Congreso Mundial de Sexología, Hong Kong, República Popular China).

Conocer los derechos sexuales que nos pertenecen permite el desarrollo óptimo de la sexualidad y de una experiencia y vivencia positiva de la misma, tanto a nivel individual como a nivel relacional. La sexualidad, a diferencia de lo que se puede pensar, no es un ámbito que se reduce a la relación de pareja o a las relaciones sexuales que se mantienen con otras personas, ya que esta va más allá de la erótica. Requiere de un ejercicio vasto de autoconocimiento y de aprendizaje de los propios deseos y necesidades con el fin de que se pueda expresar de manera coherente a lo largo de la vida con todos los cambios propios de la evolución de los individuos. Lograr que las personas aprendan primero sobre su propia sexualidad conllevará a que estas puedan mantener unas relaciones afectivas más sanas. Esto, es clave para la salud sexual.

Ya hemos hablado de la problemática existente de los delitos de odio causados por la LGTBIQfobia por parte de personas no pertenecientes al colectivo. Sin embargo, la discriminación causada dentro del propio colectivo y las fobias interiorizadas no dejan de ser un problema en cuanto a la salud sexual de estas personas, y recordemos que la salud emocional y afectiva también hace parte de esta salud sexual. 

La LGTBIQfobia afecta a todas aquellas personas que han crecido bajo una perspectiva cisheteronormativa, es decir, a todas las personas, ya que nadie se salva de las expectativas sociales relacionadas con los estereotipos y las reglas que cada género debe seguir. Este es el ingrediente que conlleva a que las propias personas del colectivo (y también las que no pertenecen a él), experimenten homofobia, bifobia, transfobia, entre otras fobias, que están directamente vinculadas con la discriminación, la burla, la violencia y la agresión, y que terminan por afectar de diversas formas a las experiencias vitales de un individuo.

Esto se ve reflejado en la dificultad para desarrollar vínculos sexuales emocionales que vayan de acuerdo con sus necesidades, lo que a su vez fomenta el abuso en las parejas, pocas redes de apoyo, problemas de autoestima, rechazo hacia su propia sexualidad e identidad, uso de alcohol y de drogas como herramienta para poder expresar deseos y afectos, aislamiento, entre otras más.

La OMS considera a las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales como grupos vulnerables debido a la continua experiencia relacionada con la violencia, abusos y aislamiento, lo cual aumenta la posibilidad de intentos de suicidios. 

Por su parte, la homofobia interiorizada, la cual es explicada desde los comportamientos de abuso más visibles hacia homosexuales hasta la propia vergüenza y culpa que experimenta el individuo de sí mismo, es una actitud que explica el sentimiento de aversión de las propias emociones y comportamientos homosexuales de un individuo, y también “la actitud hostil y de rechazo hacia otras personas homosexuales, la denigración de la propia homosexualidad como estilo de vida aceptable, la falta de voluntad para revelar a los demás la propia homosexualidad, la percepción de (y el miedo al) estigma asociado con ser homosexuales, y la aceptación (“inconsciente”) de los estereotipos sociales sobre la homosexualidad”.

Esta actitud está más que fundamentada por los años y años de persecución, discriminación y violencia que han tenido que vivir las personas homosexuales y del resto de colectivo (Fuente: El blog de Gabriel J Martín, septiembre 30 de 2013). Esta tiene diferentes niveles y que se logran visualizar también a través de formas de expresarse y de comportarse. 

Frases como “¿maricón yo?”, “lo que no se sabe, no existe”, “¿tienes que ser tan evidente?”, “soy más macho que tú”, “no me fio ni de mi sombra, “me vana  agredir”, “me van a rechazar”, “me voy a quedar solo”, entre otras, son formas claras que evidencian que la fuerte interiorización del rechazo socialmente aprendido hacia la homosexualidad, lo que genera diversas consecuencias en la experiencia de la persona tanto a nivel individual como en las relaciones de pareja (familiares, amistades y de pareja), ya que las personas terminan por desconfiar en todo el mundo y, además, ponen llegar a tergiversar las intenciones de los demás. (Fuente: El blog de Gabriel J Martín. Homofobia interiorizada: aún quedaba mucho por decir, septiembre 30 de 2013). 

Por todo lo anterior, desde Apoyo Positivo lanzamos una vez más la Campaña por el Día Europeo de la Salud Sexual #SinValentine, en la cual proponemos una gran diversidad de espacios y actividades tanto en Madrid como Málaga, no sólo para que prioricemos nuestra salud sexual física, sino también nuestra salud sexual psicológica y emocional a través de espacios en los que trabajaremos los mitos del amor romántico atribuidos a las relaciones de pareja que fomentan los roles y estereotipos de género que, a su vez, influye en la violencia de género que todavía se vive en España y en el mundo. 

Y te preguntarás, ¿cómo puedo hacer parte de esto? Sólo tienes que mirar todas las actividades que tenemos planeadas para ti e inscribirte en todas aquellas que desees. Tenemos desde talleres y charlas con previa inscripción hasta puertas abiertas en nuestras dos sedes en Lavapiés y Manuel Becerra para pruebas rápidas de VIH, hepatitis B y C y sífilis sin cita previa.

Lo tengo TODO LISTO y SIN VALENTINE.

  • ‘Charla sobre Salud Sexual y VIH a los alumnos del MASTER UNIVERSITARIO DE INVESTIGACIÓN E INTERVENCIÓN SOCIAL Y COMUNITARIA’ en la Universidad de Málaga. Martes, 11 de febrero.
  • ‘Jornada de puertas abiertas VIH, SÍFILIS y VHC/VHB’ en Casa Centros Comunitarios Lavapiés y Manuel Becerra. Sin necesidad de cita previa. Jueves, 13 de febrero.
  • ‘Taller ACTITUDES POSITIVAS ante la maternidad elegida’ en Casa Centros Comunitarios Torremolinos. Jueves, 13 de febrero.
  • ‘Taller de SALUD SEXUAL para mujeres cisexuales’ en LA MEDUSA COLECTIVA. Viernes, 14 de febrero.
  • ‘Charla SIN VIOLENTÍN ¿el amor romántico mata? La violencia en parejas diversas’ en Casa Centros Comunitarios Lavapiés. Viernes, 14 de febrero.
  • Baila, Cariño! El Principito’. Estaremos repartiendo material preventivo e información en una de las fiestas más populares de la capital ¡búscanos que nos encuentras! Sábado, 15 de febrero.
  • ‘Formación AS – Curso de agentes de SALUD SEXUAL Y DIVERSIDAD Málaga’ en Casa de la Juventud Torremolinos. Sábado, 15 de febrero.
  • ‘Pruebas rápidas VIH, SÍFILIS y HEPATITIS C’ en la Universidad Europea de Madrid. Martes, 18 de febrero.
  • ‘EN SIN VALENTÍN AMA TAMBIÉN TÚ SALUD SEXUAL’ en la Universidad Europea de Madrid. Martes, 18 de febrero.
  • Gira talleres WE ❤️ EDUCACIÓN Y SALUD SEXUAL – EMOCIONAL’.

Echa un vistazo a nuestras redes para completar la información sobre la campaña e inscripciones a nuestros talleres.

¡Te esperamos para otro año #SinValentine!