Siento un vacío enorme

Este sábado 10 de octubre se celebra mi día, el día De la Salud Mental, una fecha establecida desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) para poner acento sobre una parte de vuestra salud ¡a la que apenas prestáis atención!, excepto cuando debuta en vuestras vidas con alguna problemática. 

Algo muy similar a lo que ocurre con la salud sexual. Somos un tabú social con numerosos estigmas, y estos conducen a un silencio, que, como dijo Kofi Annan respecto a la respuesta al VIH, puede suponer la muerte. 

Y, creo, que el problema de raíz conmigo viene, precisamente, en ese acercamiento desde el estigma, en esa tardía atención, cuando, sin embargo, formo parte de vosotres, desde que sentís el primer latido y molécula de oxígeno en vuestros bonitos cuerpos.

¿Quién soy?

Según la OMS, “La salud mental es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad.”

En este sentido positivo, soy el fundamento del bienestar individual y del funcionamiento eficaz de la comunidad. De todes, con lo cual, no solo te importo a ti, sino que debería preocuparle bastante al conjunto de la sociedad.

“Sobre esta base se puede considerar que la promoción, la protección y el restablecimiento de la salud mental son preocupaciones vitales de las personas, las comunidades y las sociedades de todo el mundo”, afirma la OMS.

La salud mental y el bienestar son fundamentales para nuestra capacidad colectiva e individual de pensar, manifestar sentimientos, interactuar con los demás, ganar el sustento y disfrutar de la vida. 

¿Cuándo sueles prestarme atención?

La salud mental es una de las áreas más desatendidas de la salud pública.

Cerca de 1000 millones de personas viven con un trastorno mental, 3 millones de personas mueren cada año por el consumo nocivo de alcohol y una persona se suicida cada 40 segundos.”, lanzaba la OMS en su comunicado de agosto de 2020.

Una de cada cuatro personas experimenta un trastorno mental común, y entre el 0,5 y el 1% un trastorno mental grave (Roca y cols., 2009; Giner y cols., 2014).

Datos que son solo la punta del iceberg de una deficitaria gestión de vuestra salud mental, a nivel individual y por parte del sistema sanitario y los países.

¿Cómo debes prestarme atención?

La promoción de la salud mental, según señala también la OMS, consiste en acciones que creen entornos y condiciones de vida, que propicien la salud mental y permitan a las personas adoptar y mantener modos de vida saludables. 

Un ambiente de respeto y protección de los derechos civiles, políticos, socioeconómicos y culturales básicos es fundamental para la promoción de la salud mental. 

Sin la seguridad y la libertad que proporcionan estos derechos resulta muy difícil mantener un buen nivel de salud mental. 

Las políticas nacionales de salud mental no deben ocuparse únicamente de los trastornos mentales, sino reconocer y abordar cuestiones más amplias que fomentan la salud mental como la incorporación de la promoción de la salud mental a las políticas y programas de los sectores gubernamental y no gubernamental. 

En estos momentos, debido a la situación provocada por la COVID 19, mi situación, en muchas personas, se ha agravado, momentos en los que, además, los recursos asistenciales de salud mental se han reducido. 

¿Cómo, y por qué, soy abordada desde Apoyo Positivo?

Desde Apoyo Positivo trabajan, desde hace más de 25 años en todas sus áreas, para el desarrollo integral de la salud mental, desde una perspectiva 360º, y a partir de la promoción, prevención primaria, secundaria y terciaria, intervención y tratamiento.

Mi promoción depende en gran medida de estrategias intersectoriales, estrategias que, en Apoyo Positivo, llevan a cabo en las diferentes etapas de la intervención para una promoción global de tu salud mental: 

  • programas de desarrollo comunitario,
  • legislación y campañas contra la discriminación,
  • promoción de los derechos, las oportunidades y la atención de las personas con trastornos mentales,
  • actividades de promoción de la salud mental en la escuela.

Desde la prevención primaria, trabajan para cambiar las condiciones sociales y ambientales con programas educativos, entre otras acciones y actividades:

  • WE LOVE, programa educativo joven y su grupo WELOVE, donde jóvenes diversos desarrollan esas capacidades en un entorno seguro.
  • INDETECTABLES (nuestra serie sobre el VIH, la diversidad y la salud sexual como base estructural del ser humano, desde un prisma de realidad, humor, empatía y la visión y voz de las comunidades más vulnerables por esa diversidad)
  • ALGO ESTÁ PASANDO (nuestra INCUBADORA de EMPRENDIMIENTO SOCIAL, basada en diversidad, acompaña y ayuda a proyectos sociales y pequeñas empresas a desarrollar ideas que mejoren la sociedad en materia de SALUD, EDUCACIÓN y COMUNICACIÓN E INNOVACIÓN)
  • Los CHECKPOINT de Madrid y Torremolinos, la incidencia política, y las campañas de promoción y prevención de la salud. 

Desde la prevención secundaria abordan los problemas de salud mental que ya hayan podido surgir, en un inicio, siempre que no sean graves, en los Centros Comunitarios CASA, el Programa de Pares, Grupos de autoapoyo, y la Asesoría Jurídica.

En situaciones o casos más graves, trabajamos en red con los recursos sanitarios públicos que abordan la salud mental.

Desde la prevención terciaria o rehabilitación trabajan para evitar recaídas o problemáticas mayores a partir de nuestros programas de atención psicosocial para la atención de trastornos crónicos.

Y desde el tratamiento, con nuestros programas de intervención psicosocial y psiquiátrica, en los que atendemos a personas con trastornos mentales graves y abuso de sustancias, de forma individual, familiar, grupal, comunitaria e institucional, a través de Talleres específicos de afrontamiento de la ansiedad, regulación emocional, Mindfulness y de Grupos de chemsex.

Para terminar, os quiero recordar que “la mala salud mental se asocia, así mismo, a los cambios sociales rápidos, a las condiciones de trabajo estresantes, a la discriminación de género, a la exclusión social, a los modos de vida poco saludables, a los riesgos de violencia y mala salud física y a las violaciones de los derechos humanos”.

¿Razones suficientes para prestarme un poco más de atención no sólo el 10 de octubre?

Desde Apoyo Positivo, como recurso de Innovación Social Comunitaria, trabajamos para la promoción de la diversidad, la educación sexual y afectiva, y el desarrollo personal como motores de cambios en la sociedad, fomentando y promocionando la salud mental en cada una de nuestras actividades y proyectos.

Si necesitas hablar, puedes escribirnos a psicosocial@apoyopositivo.org