El pasado 8 de noviembre, participamos en el segundo encuentro organizado por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos (IdISCC). En esta ocasión, el encuentro se desarrolló bajo el título de “Sociedad y ciencia se dan la mano”. Nuestra participación se encuadró dentro de la mesa de debate titulada: “¿Me preocupan las infecciones de transmisión sexual?”, en la que tuvimos la oportunidad de reflexionar en torno a este tema junto con Jorge del Romero, del Centro Sanitario Sandoval; Vicente Estrada, Jefe de sección de enfermedades infecciosas; e Ivan Zaro, de la ONG Imaginamás.

El encuentro nos sirvió para constatar que los cuatro participantes en la mesa compartimos en gran medida el diagnóstico de la situación en torno a las ITS o Infecciones de Transmisión Sexual.

En primer lugar, tanto Jorge del Romero como Vicente Estrada, pusieron encima de la mesa una serie de datos que a día de hoy no podemos ni deberíamos obviar: las Infecciones de Transmisión Sexual han aumentado en España. En especial, han aumentado las infecciones por gonorrea, sífilis y clamidia.

En el debate posterior, todos los participantes de la mesa llegamos a una conclusión compartida: como sociedad , no estamos abordando el tema de las ITS de la mejor manera posible.

Tenemos carencias, no solo en el número de infecciones que diagnosticamos, sino también en la forma en la que tratamos este tema: es necesario realizar intervenciones más individualizadas que cuenten con las debilidades, pero también de las fortalezas de cada persona que acude a nuestras consultas de diagnóstico precoz.

Con la idea de que reflexionemos y profundicemos un poco en torno a este tema, enumeramos a continuación una serie de líneas de intervención y de mejora que, a nuestro juicio, es urgente incorporar para un mejor y más eficaz abordaje psicológico, social y médico de las ITS.

Posibles líneas de intervención y de mejora.

Vemos conveniente abordar la salud sexual desde la promoción de lo bueno y no exclusivamente desde la prevención de lo malo. En definitiva, y frente al hasta la fecha más difundido “Modelo de prevención de riesgos asociados a la actividad sexual”, vemos necesario incorporar en nuestras intervenciones lo que el sexólogo Félix López ha denominado “Modelo biográfico-profesional”. Desde este modelo, nos centraríamos como decíamos antes no tanto en prevenir lo malo, sino en el hecho de que sea cada persona, en función de su propia biografía vital, la que decida que le es más o menos valido de cara a gestionar todo lo relacionado con su salud sexual.

  • No podemos  olvidarnos de contemplar la diversidad en nuestras  intervenciones. No solo la diversidad sexo genérica, sino también toda la diversidad de personas que pasan por los servicios de prueba.
  • Muchas personas comentan encontrarse muchas veces con dificultades a la hora de poder realizarse chequeos. Tenemos la necesidad urgente de ofrecer sitios amables, acogedores y no enjuiciadores a los que acudir, no solo para realizarse la prueba, sino también para poder hablar con libertad sobre la propia salud sexual.
  • Es necesario insistir en la idea del chequeo regular (en función de la realidad particular de cada persona), muy especialmente en un momento en el que sabemos que muchas de las infecciones de trasmisión sexual son asintomáticas. Debemos “fidelizar” la asistencia regular de los usuarios a nuestros servicios de prueba.
  • Es conveniente “establecer/elaborar” un plan de prevención y pruebas individualizado con cada persona, que tenga en cuenta las dificultades y obstáculos de esta, pero que también se centre en  fortalecer los propios recursos personales.
  • Dentro además de esa prevención individualizada, es conveniente establecer estrategias de prevención combinada que vayan más allá del preservativo: PrEP, vacunación (VPH, VHA y VHB).
  • Debemos atender a sectores poblacionales que tal vez estemos dejando olvidados: jóvenes, mayores LGTBI… En el caso de los jóvenes, debemos tener en cuenta que no han vivido toda la época del SIDA y que se preocupan más por cuestiones como los embarazos no deseados. Debemos adoptar un  lenguaje adaptado a ellos.
  • Urge desarrollar nuevas estrategias de prevención, para llegar a los diferentes grupos poblacionales: nuevas tecnologías y redes sociales frente a las clásicas campañas de prevención.
  • Tener en cuenta siempre la perspectiva de género y diversidad en las intervenciones.

Para terminar, queremos recordaros que recientemente nuestra entidad ha inaugurado y puesto en funcionamiento tres nuevos Checkpoints Comunitarios, Casa Lavapies y CASA Manuel Becerra en Madrid y CASA Torremolinos en Torremolinos, centros comunitarios que atienden la salud sexual, el desarrollo personal y la diversidad en las dos provincias en las que trabajamos, Málaga y la Costa del Sol y Madrid, a través de un espacio seguro para la comunidad, y con un equipo interdisciplinar de personas profesionales y voluntarias, con la experiencia de los 25 años de nuestra organización.

En los centros CASA disponemos de servicios que atienden tú salud sexual. Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

C A S A  LAVAPIÉS

C/ del Amparo 71, en la sede de La Plataforma de Afectados por la Hepatitis C de Madrid.

Teléfono: 617705513

Email: prevencion@apoyopositivo.org

Horario: de 10 a 20h.

C A S A  MANUEL BECERRA

C/ Francisco Navacerrada 12

Teléfono: 617705513

Email: prevencion@apoyopositivo.org

Horario: de 10 a 20h.

C A S A  TORREMOLINOS

C/ doña María Barrabino 16.

Teléfono: 670 518 130

Email: malaga@apoyopositivo.org

Horario: de 10 a 20h.