El pasado mes de abril nuestro grupo joven We Love, realizaba una campaña con el hashtag #VotaEnPositivo.

Tras varios meses con un gobierno provisional, y con todo lo acontecido hasta el momento, volvemos a lanzarla con un mensaje claro: ¡Así es como se ve la diversidad!

En los últimos meses hemos presenciado como ciertos partidos políticos y grupos organizados pretenden invisibilizar la diversidad, omitiendo esta realidad o incluso llegando a criminalizarla.

En España se generan unos 10.000 tweets diarios. Entre 3.000 y 4.000 de ellos incluyen contenido con odio, según la herramienta de análisis que desarrolló el ingeniero informático Juan Carlos Pereira Kohatsu y que ahora está usándose también en el Ministerio del Interior.

Está claro que todo esto no es coincidencia, ya que se confunde libertad de expresión con la libertad de ofender, y todo esto es provocado por el odio que desde las propias instituciones públicas permiten que se genere. En la libertad de discurso estamos permitiendo que se veje, menosprecie e infravalores a personas con diversidad, mujeres y migrantes y todo esto acarrea consecuencias.

Hemos podido comprobar que en este tiempo han aumentado progresivamente los delitos de odio hacia personas del colectivo LGTBIQ, incluso sin tener en cuenta aquellos que no han quedado registrados oficialmente como delito de odio.

Testimonios como el de Diana Cardo, el pasado mes de febrero en Cadena Ser dejan claro que todavía no vivimos en una sociedad igualitaria, y que los privilegios los poseen exclusivamente aquellas personas que forman parte del estereotipo patriarcal. Esas personas que viven dentro de un sistema en el que la diversidad es rechazada.

Para que os hagáis una idea: ¿Os planteáis que vuestros padres os maltrataran, simplemente por el hecho de ser heterosexual? ¿O por el hecho de ser CIS?

Suena raro ¿Verdad? Pues esa misma pregunta es la que se planteaba a principios de año un menor en Valencia, quien sufría malos tratos en su entorno familiar por el hecho de ser homosexual. Sus padres fueron detenidos y éste quedó bajo tutela de un familiar con una orden de alejamiento.

En 2018 se registraron más de 347 casos de delito de odio por LGTBIfobia en la Comunidad de Madrid, según el Observatorio contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia. Hablamos de un aumento del 7,5% de los casos de agresión por causa de orientación del deseo o género.

También hablamos de que más del 40% de las personas trans han recibido amenazas o maltrato psociológico en 2018, casi la mitad de una población acosada en sus entornos de confianza. Lo que deja claro que para muchas personas no somos iguales.

Estos datos solo dejan entrever, que, a pesar de la consecución de derechos por parte del colectivo LGTBIQ , todavía nos queda mucho trabajo por hacer.

Es por ello, que volvemos a lanzar nuestra campaña #VotaEnPositivo, con el fin de concienciar a todas esas personas que sufren o han sufrido alguna vez rechazo sobre el uso del voto. No sólo es por ti, es por algún familiar, algún amigue, o simplemente por aquellas personas que ya no están por culpa del odio, las víctimas de delitos de odio, feminicidios,  que este próximo 10 de noviembre no podrá libremente ir a las urnas.

Así es como se ve la diversidad en les jóvenes de hoy en día.

Apostemos por ella en las próximas elecciones generales, como la verdadera opción para una sociedad igualitaria, justa y de convivencia pacífica.

#VotaEnPositivo
#ThisIsWhatDiversityLooksLike