Acaban de cumplirse tres meses desde que nuestro país salió del Estado de Alarma debido al coronavirus. 

Meses muy difíciles, incluidos los del Estado de Alarma, donde la población se ha volcado en intentar mantener la calma, en cumplir con las normas, no siempre lo responsablemente que se espera en una situación excepcional que afecta a todas, y en ayudar en lo que se ha podido. 

La parte sanitaria ya la conocemos. Son cifras altísimas de fallecidos, contagios, pérdidas… Un chorreo constante de información, atenuada por las pseudo-vacaciones que algunas personas han podido disfrutar, del factor sanitario de esta crisis, punta del iceberg de una pandemia como ésta.

Sin embargo, la parte de necesidades y recursos sociales ha sido menos visible, aunque también hemos podido ver algunas colas en los diferentes bancos de alimentos o campañas para conseguir fondos y ayudar a personas que, por la situación provocada por la COVID-19, han visto cómo su realidad se desvanecía. 

Desde Apoyo Positivo, nos hicimos conscientes del cambio de paradigma para muchas personas, de aquella normalidad previa a la COVID-19 a esta «nueva normalidad», y el impacto económico y de supervivencia que toda esta situación iba a suponer. Por esta razón nos pusimos en marcha y desarrollamos una campaña inicial en colaboración con Eduardo Navarrete y TranslingeriePARA CORONA LA NUESTRA, en la que con la venta de las camisetas con este mensaje, conseguimos recaudar fondos para cubrir los alimentos de uno de los colectivos más afectados, las mujeres transexuales que ejercen trabajo sexual. 

La situación siguió empeorando y fue necesario ampliar las ayudas a otros perfiles del resto de la comunidad LGTB y de personas con VIH que atendemos a través de la asociación.

Desde el comienzo de la campaña, PARA CORONA LA NUESTRA se ha constituido como un programa de ayuda y primera necesidad, en el que hemos atendido a 143 personas con alguna problemática social derivada por la COVID-19, y hemos podido realizar más de 123 compras de productos básicos de alimentación e higiene gracias a los fondos recaudados.

Otra de las cuestiones «invisibles» durante todo el confinamiento son las cuestiones sanitarias fuera del tema COVID-19.

Las personas con VIH dependen de un tratamiento de toma diaria al que, en algunos casos, no han podido acceder durante las restricciones del confinamiento. 

Muchas personas se encontraban en España de viaje cuando decretaron el confinamiento, por lo que no han podido llegar a tiempo a sus países y a sus hospitales a recoger su medicación. Otras personas que normalmente llevan su seguimiento sanitario aquí en España, el confinamiento les ha pillado fuera y no han podido llegar a recogerlo. Y otras, sin embargo, habían llegado a España justo antes del confinamiento y no han podido avanzar en su tramitación de documentos para regularizar su situación administrativa, con lo que el seguimiento y entrega de medicación no ha resultado sencillo. 

Desde Apoyo Positivo, hemos atendido y dado acceso a un total de 77 personas con problemas de acceso a medicación durante estos meses, una respuesta sanitaria igual de importante que la de la COVID, que nuestro sistema de salud no puede dejar atrás.

Por desgracia, ni los problemas sanitarios, ni los sociales, han terminado.

En cuanto a los sanitarios, debemos seguir con todas las precauciones posibles y así evitar posibles rebrotes graves. 

Respecto a los sociales, tenemos todavía recursos cerrados y parados que limitan que las personas puedan continuar con su proceso de regularización de documentos y con ello acceder a permisos de trabajo o ayudas que les puedan corresponder. 

Si eres una persona del colectivo LGTBIQ+ o eres una persona con VIH o VHC y te encuentras en una situación social problemática, no dudes en consultarnos para ver cómo podemos ayudarte. 

Contáctanos a 639453320 o 617709900 o mándanos un correo a diversidad@apoyopositivo.org o educacionsocial@apoyopositivo.org.

 

Y si quieres colaborar con nuestra entidad para poder ayudar a estas personas, puedes hacerte socio o hacernos una donación puntual.