Tomar conciencia de nuestras emociones.

La gran mayoría de las personas que han pasado, o que actualmente participan en nuestro programa específico de chemsex (SEXO, DROGAS Y TÚ), lo han hecho porque habían perdido el control sobre el uso de drogas en las relaciones sexuales, ya sea en mayor o menor medida, y con unas consecuencias problemáticas en sus vidas.

Una de las consecuencias de esta pérdida de control es la dependencia a una o varias sustancias, o a una conducta específica que reporta placer (en este caso, las relaciones sexuales). O a ambas. De modo que, en estos casos, se va incrementando el número de sesiones desde que se empieza a consumir y a tener la práctica del chemsex. Lo que antes era algo esporádico, se ha vuelto algo recurrente, ya sea una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, o más, veces al mes. 

¿QUÉ HA PASADO?

Hemos generado TOLERANCIA. 

Cada vez necesitamos más placer, y en consecuencia más sustancias, más prácticas bajo el consumo, más personas…, para satisfacernos como lo hacíamos antes. 

Y, en medio de esta situación, aparece una crisis sanitaria como la del COVID-19, y nos obliga a estar en una cuarentena, para frenar la pandemia, que, además, se va alargando progresivamente.

Cuando queremos volver a retomar ese control y ser nosotros quienes decidamos si consumimos o no, o si tenemos sexo sin drogas, si quedamos o no, a pesar de la situación actual de confinamiento, aparece el síndrome de abstinencia y deseo de consumo: craving. 

Hay que entender que el malestar físico y psicológico que aparece cuando cesamos esta práctica tan placentera (sexo & drogas) es totalmente normal, pero no por ello vamos a quitarle importancia, pues evitarlo, es un factor determinante de una posible recaída.

Los síntomas que pueden aparecer en un periodo en el que no puedo consumir sustancias, o decido no hacerlo, son: ansiedad y agitación, fatiga, depresión, irritabilidad, problemas de sueño, tensión muscular, pérdida de concentración, o fuertes deseos de consumo y síndromes de abstinencia, entre otros.

Síndromes de abstinencia con síntomas físicos que pueden ser graves, como en el síndrome de abstinencia de GHB, la metanfetamina, y que pueden llegar a complicar gravemente nuestra salud, por lo que si te encuentras mal, no dudes en acercarte a urgencias del hospital o llamar al 112.

Sin embargo, este confinamiento obligatorio, por causa del COVID-19, puede ser una buena oportunidad para tener un descanso en estas dinámicas, espaciar las sesiones, recuperar el control de nuestros impulsos y acciones y, en algunas personas que así lo decidan, para iniciar un abandono de estas prácticas.

El no poder usar las drogas que utilizas normalmente te ayuda a conectar con las preocupaciones y emociones, que normalmente con las drogas intentamos evitar, y quizá te ayude a darte cuenta de que no tienes tanto control como el que pensabas.

También es posible que tengas mayores dificultades en la convivencia (porque antes solías pasar muchas horas o días fuera de casa) o sentimiento de soledad, y todo ello te esté generando una situación emocional algo compleja, que puedes gestionar de una forma más adaptativa que quedándote en la emoción, evitándola, o gestionándola como un conflicto, y escalándolo, haciendo crecer la sensación de malestar.

Tomar conciencia de todo esto puede que también te genere más angustia y preocupación, por lo que es importante DEJARSE SENTIR y no evitar los pensamientos que nos producen preocupación sino afrontarlos para intentar darles una solución (como te planteábamos en el post MI YO EMOCIONAL, de la semana pasada). Si consideras que necesitas ayuda, o quieres hablar de todo esto, puedes llamar a tu centro de tratamiento de referencia, o a nuestro programa SEXO, DROGAS Y TÚ, que ha volcado su trabajo en formato online, reforzando las líneas de atención psicológica para el chemsex, así como para otras problemáticas psicosociales, durante el confinamiento, relacionadas con la diversidad.

¿EN QUÉ SITUACIONES PODEMOS TENER QUE ACUDIR A URGENCIAS?

  • Si tienes la sensación de que se te ha ido de las manos con alguna droga, siempre es buena idea buscar algún lugar tranquilo, donde te sientas seguro, intentar que alguna persona que no esté bajo los efectos de las drogas pueda estar contigo y, si pensáis que esto no es suficiente, podéis solicitar ayuda médica o de salud mental.
  • En caso de tener ideas de hacerte daño, pensar en el suicidio o la muerte,  desde el servicio de psiquiatría de los distintos hospitales de Madrid te pueden ayudar. Puedes ir directamente a las urgencias de cualquier hospital.
  • En caso de haber consumido alguna droga y tener la sensación de que alguien te quiere hacer daño, escuchar alguna voz diferente de la tuya propia o tener la sensación de que algo malo te va a pasar, puede que estés experimentando síntomas psicóticos y, en ese caso, es recomendable poder contactar con algún amigo que te acompañe y te ayude a calmarte y acudir a algún hospital donde te puedan echar una mano.

#QuédateEnCasa

Ilustraciones by @motherofqueer