Esta semana hemos celebrado el “Día Internacional de la Bisexualidad”, ¡HOLA BISEXUALES! 

Por ello, más motivado aún, viendo la CONFUSIÓN con la bisexualidad que atesoran algunas ilustradas feministas, Generarde, nuestro querido compañere virtual, ha querido charlar con una amiga de nuestra entidad y parte de la #GeneraciónD, para aclarar algunos conceptos.

Antes de que Generarde y nuestra invitada tomen la palabra, repasemos algunas cosas:

Desde Apoyo Positivo nos referimos a la bisexualidad como una orientación del deseo y una atracción romántica hacia más de un género, sea uno de estos géneros el tuyo o no, sea binario o no lo sea (genero fluido, bigénero, agénero…).  Que seas bisexual no implica que sientas atracción por cada uno de los géneros o con la misma pasión, o ésta sea siempre estable en el tiempo. 

Por eso es importante desmitificar ciertas afirmaciones que se dicen sobre la bisexualidad, a veces, incluso, dando estas afirmaciones como algo general y compartido en todas las personas bisexuales.

¡Vamos a ello!

The floor is yours, Generarde!

¡HOLA FAMILIA! Aquí Generarde, parte del equipo de Apoyo Positivo, bueno, su avatar, de algún modo.

Con este post, arranco una serie de artículos / entrevistas, en los que, junto a una persona invitada, desmitificaremos estigmas, aclararemos conceptos y pensaremos realidades «fuera de la caja».

Hoy arranco con una buena amiga, Lara Alcázar, activista y fundadora de FEMEN SPAIN, y mujer bisexual, con quien he hablado sobre algunos de los mitos a los que se enfrentan día a día las personas bisexuales.

  • EL MITO DE LA PROMISCUIDAD: Si eres Bisexual es porque te gusta mucho el sexo y te acuestas con todes.

Lara Alcazar: “Si soy bisexual es porque mis experiencias, afectividad y sexualidad me han enseñado que siento atracción por mujeres y hombres. Tengo sexo con las personas que decido porque me atraen, al igual que el resto de personas heterosexuales u homosexuales. Si me gusta más o no tener sexo no es problema de nadie. Tener una vida sexual más o menos activa no depende de tu orientación, sino de tus deseos.”

Generarde: Y añado, ¿qué problema hay con la promiscuidad?, ¿quién dice cuánto sexo, cómo y dónde tenerlo?, ¿Cuál es la cantidad para decir si es mucho o poco? ¿Quién evalúa o determina esto?

  • MITO DE LA CONFUSION: El problema es que no tienes las cosas claras. Es una fase, un momento de confusión.

L.A.: “Esto me lo dijo una pareja que tuvo mi madre y convivió conmigo durante mi adolescencia, cuando yo aún estaba descubriendo cuál era mi sexualidad. Afortunadamente, he tenido una madre que siempre ha defendido mi libertad y jamás me ha cuestionado. Muchas personas bisexuales tenemos que aguantar este comentario que no sólo cuestiona nuestro deseo y nuestros sentimientos, sino que resulta violento, porque niega la validez de nuestra identidad. La confusión la tienen quienes no ven más allá de ser homosexual o heterosexual.”

G.: Right! Totalmente. Decir que una persona bisexual esta pasando una fase o está confundida es invalidar su afectividad y sexualidad, a fin de cuentas cada persona sabe quién es y lo que siente. ¿Quiénes somos para prejuzgar lo que siente alguien, incluso si esa persona el día de mañana decide definirse de otra manera en el plano afectivo sexual?

  • MITO DEL NO TE MOJAS: Dentro del colectivo, se piensa que las personas bisexuales pueden pasar como heterosexuales y, por tanto, no se mojan, son privilegiadas.

L.A.: “Este tema de ‘hacerse pasar por heterosexual’ o ‘hacerse pasar por lesbiana’ es muy tóxico dentro del colectivo. Es violencia, un ataque a nuestra identidad que sufrimos por parte de personas heterosexuales también. Es muy doloroso tener que oírlo por parte de gente del colectivo… Nos hacen sentir como si fuésemos impostoras, estemos con quien estemos. No considero un privilegio que cada vez que comento con quién estoy quedando me miren preguntándose ‘¿ahora será lesbiana?’ o ‘¿ahora será hetero?’ Dejad de hacer lo que no os gustaría sufrir vosotres.”

G.: ¡Suscribo cada palabra! No sólo se presupone una mono-normatividad en la forma en que otras personas te ven, sino que, a veces, te presuponen en una única relación- atracción. Esto es fruto de las inseguridades de una sexualidad discriminada, y de no tener una buena base de educación afectivo sexual, desde todos los puntos, y no un único modelo heteronormativo monógamo.

  • MITO DE LA TRINIDAD: Bisexualidad = trío (sobre todo visión masculinizada respecto a mujeres).

L.A.: “Bisexualidad no es igual a trío. Al igual que al resto, hay personas bisexuales a las que les interesará hacer un trío o no y dependerá de muchas cosas. No tenemos un chip implantado que nos hace tener fijación con los tríos. Eso es lo que les gusta pensar a los hombres heterosexuales. Esto en mi opinión se debe a la fetichización de la bisexualidad femenina, alimentada por la pornografía masiva machista donde las mujeres bisexuales se ponen al servicio de los deseos de un hombre, para tener sexo con dos mujeres a la vez. Sigue pasando y yo personalmente estoy harta de este rollo.”

G.: ¡Hala, vamos a la cama! Una mano aquí y otra allá, un twister, todes les bisexuales juntes. ¡No! Una cosa es la orientación, y otra cosa es lo que nos gusta en nuestras practicas sexuales. Cualquier practica sexual es válida siempre que haya consentimiento mutuo, con independencia de nuestra orientación o identidad.

  • MITO DE TE GUSTA TODO: Las personas bisexuales están sexualmente interesadas en cualquier persona. Les atrae todo el mundo. Tienen el doble de posibilidades de ligar. Son «UNES GUARRES».

L.A.: ”No tenemos el doble de posibilidades de ligar, tenemos las mismas que cualquier otra persona. Es decir, ligamos con las personas que nos gustan y nosotras a ellas. Si ser una guarra es no imponerme que me gusten solamente los chicos o las chicas, porque no lo siento así, seré una guarra, pero creo más bien que lo que hago es ser libre y fiel a quien soy y a lo que siento.”

G.: Claro, es como si dijéramos que a una persona heterosexual le gustarán todas las personas del género contrario y a una persona homosexual todas las personas de su mismo género.

  • MITO DE LA NATURALEZA: Todas las personas somos bisexuales por naturaleza.

L.A.: “Esto es una tontería como un piano. Nadie es nada por naturaleza, salvo morena, rubia, con pecas… Pero nuestra forma de ser, comportarnos y tener relaciones, es como muchas cosas, fruto de nuestras experiencias. Estas experiencias están motivadas por sentimientos y situaciones que hemos vivido. Somos bisexuales porque así lo hemos experimentado y hemos decidido vivir de acuerdo a lo que nos hace felices, punto.”

G.: Tenemos que tener en cuenta que la sexualidad está en continuo cambio, no se puede definir la sexualidad igual hace mil años que ahora, las relaciones afectivo sexuales evolucionan y lo que cambia es el respeto que se tiene ante cómo se define cada une, y el dejar ser y sentir a cada une lo que sea y sienta. 

  • MITO DE LA TRANSFOBIA: Las personas bi son tránsfobas.

L.A.: “Las personas bi no tienen por qué ser tránsfobas. desde mi punto de vista, una persona tránsfoba es quien no entiende que un hombre transgénero es un hombre y una mujer transgénero es una mujer. Creo que ser bisexual no implica tener relaciones con una persona basándose que tengan una genitalidad o un cuerpo determinado, sino con una persona que nos gusta, independientemente de que sea hombre o mujer.”

G.: ¡Creo que queda bastante claro! Tan solo añadir que ser bisexual no es solo identificar dos géneros, sino que abarca la realidad de todas las identidades binarias y no binarias.

L.A.: “Por otro lado, me gustaría añadir que sigue siendo difícil para las personas bisexuales ‘salir del armario’ porque, a menudo, no nos toman en serio. Es como si nos infantilizaran de manera constante porque, en realidad, ‘no sabemos lo que queremos’. Da incluso vergüenza definirte abiertamente como bisexual porque automáticamente sabes que te cuestionarán. Por eso mismo yo estuve definiéndome mientras tuve relaciones con mujeres como lesbiana, porque tenía miedo a recibir una respuesta negativa si decía que era bisexual. Dejé de tener relaciones con chicos durante un tiempo porque pensaba que estaba confundida… Nos meten ese discurso en la cabeza y no nos dejan vivir en paz. Afortunadamente, me di cuenta de que tenía que tomar mis decisiones sin miedo a que me cuestionaran. Vamos, que tenía que hacer lo que me diese la gana con mi vida, que para eso es mía. Gracias a la experiencia y el intercambio de experiencias con amigas y compañeras, entendí que no hay identidades más válidas que otras y que operar desde el miedo al rechazo, el cuestionamiento o la discriminación es algo que no nos permite vivir plenamente. Necesitamos ser libres, ser quienes somos sin sentir miedo. La bifobia sigue existiendo, hay un estigma y el cambio no debe empezar en que nosotras hagamos pedagogía, sino que debe comenzar porque el resto deje de asumir prejuicios sobre nosotras.”

G.: ¡Gracias, Lara, por contarnos tu experiencia  y por el trabajo de activismo que haces desde FEMEN SPAIN, por hacer una sociedad más respetuosa hacia todas las personas y la diversidad que nos representa!

Podéis acceder al artículo publicado por FEMEN SPAIN el pasado 23 de septiembre , coincidiendo con el  Día Internacional de la Bisexualidad 2020, pinchando en las siguientes imágenes.

En Apoyo Positivo disponemos de un servicio de asesoramiento y terapia sexual. Porque creemos necesario que las personas que acuden a nuestra entidad tengan, si lo necesitan, la posibilidad de consultar, y ser asesoradas, a un profesional de la sexología que les ayude en la resolución de cualquier tipo de dificultad sexual y de pareja que pueda surgir a lo largo de su ciclo vital.

 Contacta con nosotres para valorar una primera entrevista o sesión informativa:

✉️ educacion@apoyopositivo.org

#justBI #JustBE
#DíaBisexualidad
#Bisexual #Bisexualidad
#BeBI #VisibilidadBisexual
#stopBIFOBIA