Dentro de las diferentes actividades y programas que desarrollamos en Apoyo Positivo, está la posibilidad de realizarte la prueba del VIH en nuestra sede de la avenida Llano Castellano, o en cualquiera de los ocho Centros de Atención Primaria del Servicio de Prevención y Detección Precoz (SPDP) de la Comunidad de Madrid que, desde enero de 2015, gestionamos; en este servicio, además de la prueba de VIH, puedes realizarte también la de Sífilis.

En este tiempo de intenso trabajo en el testeo y, sobre todo, en el asesoramiento en salud sexual, nos hemos ido dando cuenta de algunas cuestiones que, pensamos, merecen una reflexión pausada y una toma de postura clara ante actitudes que, creemos desde nuestra entidad, son buenas tener en consulta, y otras que tal vez no lo sean tanto. En definitiva, se trata de reflexionar acerca de lo que consideramos aceptable y recomendable (y no) en torno al cuidado de nuestra salud sexual.

Desde nuestra experiencia diaria en los diferentes centros de salud, observamos en las personas a las que atendemos una caracterización y vivencia de las ITS como indicadores de conductas no lícitas, indeseables y, en gran medida, moralmente reprobables.

Pensamos que el ámbito sanitario, a través del modo en el que suele tratar todo lo relacionado con la sexualidad humana, contribuye en gran medida a la consolidación de esta idea. No son pocas las personas que nos cuentan haberse sentido juzgadas y reprendidas por parte del personal sanitario, en el momento que han acudido a realizarse algún tipo de chequeo de salud sexual.

En nuestras intervenciones vemos que muchas veces las personas que acuden a nuestras consultas lo hacen con una mezcla de sentimientos, como la angustia, el miedo y la culpa. Tenemos la sensación de que esto está muy relacionado con esa determinada vivencia de las ITS que antes mencionábamos.

Si echamos la mirada hacia atrás en el tiempo, nos damos cuenta de que esta actitud y modo de tratar las ITS responde a un determinado modelo de entender la sexualidad y la educación sexual. Felix López habla de el modelo de prevención de riesgos asociado a la actividad sexual (1918-1925 aproximadamente), en un modelo que se remonta a la segunda guerra mundial, y que se vuelve a reactivar con la aparición del sida. El objetivo principal de este modelo es el de evitar contagios, infecciones y embarazos no deseados. Pensamos que este objetivo per se es un objetivo noble y deseable, pero que tiene la enorme carencia de entender la educación sexual exclusivamente como la prevención de lo malo, y en ningún caso contempla la posibilidad de promover lo bueno.

Nuestra propuesta: el modelo biográfico

En nuestro trabajo diario partimos de un enfoque diferente: el modelo biográfico. Este enfoque surge de la ciencia de los sexos (la sexología) y busca, por encima de todo, la promoción de lo bueno al entender que es la mejor forma de llegar prevenir lo malo.

 

La idea es que las personas decidamos por nosotras mismas, y que aceptemos qué prácticas y conductas (y qué tipo de prevención) son más o menos aptas para nosotras. Y para que las personas puedan decidir por si mismas, es necesaria una información veraz  que esté basada en la evidencia científica. En nuestro trabajo en consulta, procuramos acompañar a cada persona en esa toma de decisiones a la vez que damos la información necesaria.

¿Que nos encontramos?

Las personas que vienen a nuestras consultas suelen pasar por dudas, miedos, actitudes y bucles de pensamientos parecidos. En este sentido, suele ser bastante común encontrarnos con:

  • Presión de la pareja sexual y dificultades a la hora de pactar prácticas y la protección necesaria para las mismas.
  • Condicionamientos y conductas derivadas de una mala vivencia de la orientación sexual.
  • El coito como la práctica a la que se dirige el encuentro erótico (coitocentrismo).
  • Influencia del consumo de drogas en prácticas desprotegidas, y la utilización de estas como escusa a la hora de justificar comportamientos.
  • La confianza en la pareja sexual como el primer elemento que lleva a la desprotección.

¿Qué recomendamos?

Para una gestión adecuada y responsable de nuestra salud sexual, en consulta  incidimos en los puntos clave que resumimos a continuación:

  • Es necesario tener información actualizada y que provenga de fuentes fiables.
  • Es conveniente el chequeo regular de nuestra salud sexual (hacernos pruebas). Insistimos mucho en que la periodicidad de estos dependerá de muchos factores y que es importante que cada persona establezca el suyo propio. A modo orientativo, la prueba del VIH sería necesaria entre una y dos veces al año si somos hombres que mantenemos relaciones sexuales con otros hombres, y hemos tenido alguna práctica desprotegida.
  • No existe el sexo completamente seguro. De ahí la importancia del chequeo regular.
  • La mayoría de ITS tienen tratamiento y cura. Es bueno saber que están presentes de forma que el miedo a ellas no sea un inconveniente a la hora hacernos pruebas.
  • Si somos hombres que tenemos relaciones con otros hombres o mujeres transexuales, es conveniente vacunarnos de la Hepatitis A, y saber que en los últimos años han aumentado mucho las infecciones por gonorrea y sífilis.
  • Las personas con VIH que toman tratamiento antiretroviral ,y que tienen una carga viral indetectable, no pueden transmitir el virus. Indetectable =Intransmisible.
  • La Profilaxis Post Exposición (PPE) es un tratamiento que podemos tomar en el caso de haber mantenido una práctica de riesgo, y que evita en gran medida contraer el VIH. Se obtiene en las urgencias de los hospitales, en un máximo de 72 horas después de la práctica de riesgo.
  • La Profilaxis Pre Exposición (Prep), sin embargo, se refiere al hecho de tomar medicación antiretroviral (Truvada) antes de mantener relaciones sexuales para no contraer el VIH. La Agencia Europea del Medicamento hace aprobó su uso en agosto de 2016, aunque en España, a diferencia de lo que pasa en otros países, aún no está aprobada y no es posible acceder a ella de forma legal.

 

Para finalizar, te recordamos que puedes llamar al 913 58 14 44 y pedir cita para realizarte la prueba de VIH o sífilis en cualquiera de los ocho Centros de Salud de Atención Primaria que gestionamos, o bien en nuestra sede de la Avenida del Llano Castellano. También disponemos de servicio de pruebas en Málaga y Torremolinos, puedes contactar con nosotros llamando o enviando WhatsApp al 670 51 81 30 o enviando un mail a malaga@apoyopositivo.org.

Mas info sobre el servicio de pruebas AQUÍ

prepgeneral