Han pasado casi 20 años desde que Operación Triunfo 1 (2001) llegase al prime time de nuestras vidas marcando casi una nueva era y conquistando nuestros corazones. Aquellos jóvenes lucían como la representación ideal de una nueva generación, de una España supuestamente moderna, que llegaba aupada e inflada, más allá de lo inmobiliario, por unos años 90 de supuesta opulencia y éxito como país.

Imagen 1

La España del Europe’s living a celebration. Unos sueños democráticos que, en muchos casos, se han quedado en sueños, pero que, en otros, son ahora, al cobijo del paso del tiempo, realidades y diversidades que inundan nuestro día a día.

Miembros de OT 1 hablan sobre su diversidad y las relaciones de la primera edición casi 20 años después, otra evidencia del cambio social que vivimos

Miembros de OT 1 hablan sobre su diversidad y las relaciones de la primera edición casi 20 años después, otra evidencia del cambio social que vivimos

Operación Triunfo 2017, la novena edición de este formato de programa de TV, repite casi el mismo impacto social que la primera edición, salvando las diferencias de audiencias actuales del medio, y el fantástico casting que la productora ha tenido por acierto escoger este año, con un objetivo que probablemente vaya más allá de convertirse en el fenómeno musical de la temporada.

El rastro de éxito de este grupo de jóvenes y su impacto en redes sociales reside en su diversidad, y la naturalidad con la que la viven, y su proyección futura e impacto será, sin duda, mucho mayor que el de la primera edición.

Son la primera hornada de esos niños que fueron criados bajo los principios de los derechos sexuales y reproductivos en nuestro país y, por ello, se quieren y son de una forma diversa. Son los niños crecidos en la lucha contra el bullying por ser diferente, porque hasta hace poco, por tradición, el bullying era algo frecuente, gracioso y celebrado socialmente. Son las niñas que quieren vivir su cuerpo sin violencias.


Son les niñes de las libertades, del derecho a ser.

Son, en definitiva, la generación de la visibilidad.

Una visibilidad que es imparable, y que es fruto de los esfuerzos de muchas personas por conseguir un bien común para toda la sociedad. No son sólo los derechos y el bienestar de las personas LGTBIQ, sino de toda aquella persona que entiende que cada uno tiene el derecho a ser y expresarse como quiera, algo que es un principio básico como ser humano, sin invadir ni faltar el respeto a ninguna otra persona.

Todo lo demás, supuestamente, no debería tener cabida en esa sociedad democrática que le hicimos cantar a Rosa López en Eurovisión. Todo lo demás es discriminación y vulneración de derechos por hacer visible algo que tiene el mismo derecho a estar.

Sin embargo, en medio de ese momento dulce que nos están haciendo pasar personas como Marina, Nerea, Ana, Miriam, Amaia, Alfred, Agoney, Ricky, los inmensos Javis, etc., se vuelve a atacar a la diversidad por un hecho que no debería tener ninguna relevancia. Nuestra querida La Prohibida, reconocida artista LGTBIQ, va a participar como un personaje más, en una de las múltiples carrozas de la Cabalgata de Reyes del distrito de Vallecas en Madrid.

La distorsión de la información inicial y el odio han hecho el resto: “no tienen bastante con hacer el pervertido durante un día”, “quieren desnaturalizar las tradiciones”.

Benditas tradiciones.

Captura de pantalla 2018-01-05 a las 14.07.51

rrss1

La desmesurada reacción ante el hecho de que un artista participe en una cabalgata de Navidad, para visibilizar junto al resto de participantes de una asociación LGTBIQ la diversidad de nuestra sociedad y de los más pequeños, no tiene ninguna justificación ni sentido más que la homofobia y el odio irracional hacia las personas que no entramos en la norma.

rrss2

¿Qué tiene de malo una persona disfrazada, con peluca, vestida como el resto de sus compañeros, actuando como un personaje de fantasía, como en su trabajo diario?

Numerosas Drag Queens han aparecido en diferentes espacios públicos de tv, teatro y espectáculos infantiles, desde Shangay Lily presentando un programa para toda la familia en TVE a Deborah Ombres con Caiga Quien Caiga, pasando por actividades como el Cuentacuentos Travesti de nuestra organización, que tanto éxito ha tenido en Málaga con las drags Kelly Roller, Magestic Lion y Angelita la Perversa. Actividades que se multiplican alrededor del mundo, llevando la magia del transformismo a los más pequeños.

Somos miembros de esta comunidad y no hemos peleado durante años, y perdido a muchos de los nuestros, para que nuestra función sea rellenar un cupo de visibilidad social un día que la norma nos permite.

Nosotras también somos y educamos hijos y menores, celebramos las tradiciones, comunes y propias, y tenemos el mismo derecho a estar presentes en ellas. Nuestra presencia sólo puede enriquecer el resultado, como está ocurriendo en aquellos espacios donde se está abrazando esa diversidad, como en la nueva generación de Operación Triunfo, donde su manera de gestionarla traspasa las barreras del concurso y su propio talento.

El tiempo nos ha hecho moldear a unos jóvenes que no sólo están más preparados y tienen mayores capacidades que hace 20 años, sino que son la representación de las nuevas generaciones, de lo que juntos hemos construido, sin ocultar cosas que forman parte de cada uno de ellos y viviéndolas con inmensa naturalidad. El resultado, un grupo de adolescentes, cargado de talento e ilusión, donde el conflicto habitual no tiene cabida y cuya forma de ser DELICIOSAMENTE DIFERENTES nos ENAMORA.

Esta generación ha visto a drag queens, personas gais, hombres besarse, de forma tierna e hipersexualizados y cuestionan el status quo sin rasgarse las vestiduras. Son mujeres que se quieren como amantes, se relacionan o son personas trans, son resilientes de su bullying, hablan de hacer trios en un programa de TV durante una cita o dicen que se van a comer una polla sin que tiemble ningún cimiento. Y, ¿sabéis porqué?, porque su visibilidad no es ni siquiera activismo, es su realidad. Al garantizar esos derechos durante estos años, hemos conseguido que su forma de ver el mundo no conciba el hecho de no ser como son y no vivirlo en los demás de una forma natural y sin prejuicios.

Las tradiciones van evolucionando, ¡qué nos lo digan al propio colectivo LGTBIQ!, cuya tradición ha sido celebrar nuestro día sin contar con la participación de quienes pública y políticamente vulneraban nuestros derechos. Sin embargo, casualidades o no, este año todas las fuerzas políticas han tenido un espacio de visibilidad y representación en el Orgullo. ¿Sólo evolucionan entonces las tradiciones de algunos?

Hace años nos gastábamos mucho dinero en betún para conseguir personas negras, hemos llegado a conseguir que las mujeres recuperasen un espacio de participación que les corresponde en la cabalgata y no tenían, como pasaba en los espectáculos teatrales donde el hombre se disfrazaba de mujer por su veto, ¿cuál es el problema de que ahora la diversidad real social tenga un guiño absolutamente respetuoso y adecuado al evento?

Dejemos a los menores a un lado, no salpiquemos su ilusión y fantasía con nuestros prejuicios y mentes sucias, y trabajemos porque, además de juguetes y cosas materiales, los reyes magos, y todos su personajes del mundo de la fantasía, les traigan los mismos valores que los triunfitos 2017 están mostrando al mundo para que crezcan como mejores personas.

Todo nuestro apoyo a Orgullo Vallekano por su decisión de participar y visibilizarnos a todas y, por supuesto, a La Prohibida, parte de la familia de Apoyo Positivo y colaboradora de muchos de nuestros proyectos, por entender que lo importante aquí son los niños y el grano de arena que con su trabajo puede aportar a la visibilidad de las familias y las personas LGTBIQ.

 

¡A dormir muy pronto hoy! ¡Felices y diversos Reyes y que la fuerza y La Prohibida os acompañen!

Captura de pantalla 2018-01-05 a las 14.28.01

IMG_0062

*Actualización: fotografía de la participación de La Prohibida en la Cabalgata de Reyes de Vallecas 2018. Nos volvemos a preguntar, ¿qué hay de malo en esta imagen?

imagen-sin-titulo