Ayer, 24 de noviembre, se cumplían 25 años de la muerte de Freddie Mercury. No fue la primera cara conocida que hacía público que vivía con VIH, ya lo habían hecho Magic Johnson y Rod Hudson, por ejemplo. Sin embargo, sí fue el primero en la industria musical.

Según su asistente, Peter Freestone, Freddie Mercury le dijo en 1987 que tenía sida, pero no dejó de brindarnos su arte hasta sus últimos días. Aunque desde ese momento, parecía que todas sus letras mostraban un aura algo depresiva.

Hoy queremos compartir con vosotros un viaje musical a través de los años, con algunas de las muchas canciones que hablan sobre VIH, y también cómo ha cambiado la forma en la que se trata el virus en ellas. porque el VIH y la música han ido de la mano a lo largo de estos años.

En In this life (1992), Madonna habla del arrepentimiento de una persona seropositiva, en una época en la que la lucha contra el virus era sinónimo de derrota y desconocimiento. También en 1992, Elthon John escribía The last song, dedicada a las personas que vivían con este virus.

También Pet Shop Boys nos regalaba Dreaming of the Queen en 1993. Este grupo trató siempre de reivindicar luchas sociales y, en este caso, la batalla denunciaba el mal trato que la sociedad daba al VIH y su realidad. Mal trato, estigma y discriminación que siguen presentes.

Bruce Springsteen no se quedó atrás y compuso Streets of Philadelphia (1993), donde se narra la decadencia y paulatina desaparición de una persona en fase sida a punto de fallecer. Este tema, ganador de un óscar, fue la banda sonora de la muy conocida película Philadelphia, donde se puede ver, de nuevo, el estigma y la discriminación que sufre una persona que vive con el VIH al ser despedida de su puesto de trabajo por este hecho.

En El fallo positivo (1991), Mecano hablaba también del estigma que sufren las personas con VIH, en este caso, desde la voz de la persona VIH-negativa de una pareja.

En 2011, Antonio Carmona nos dejaba No sé por qué será, junto al coro Vusisizwe, grupo de trabajo sudafricano que se creó en 2009, y con esta canción querían expresar su reconocimiento el trabajo de las ONG que luchan contra el VIH en su país.

La cantante Rozalen en 2013 escribe Comiéndote a Besos, para el concurso de una ONG y en ella cuenta la relación de una chica con un chico que vive con el VIH, una relación como puede ser cualquier otra, sin estigma, sin miedo hacia la enfermedad.

Y es que la actualidad musical ha cambiado respecto a la visión sobre el VIH, y donde antes había una visión derrotista, lúgubre y mortal, hoy se habla de futuro, de salud, de vida, de relaciones, de sexo seguro…

El arte y la cultura siempre han ido unidos a los problemas sociales de cada época. Con el recorrido que hacemos hoy, vemos la unión del VIH y la música a lo largo de la historia. Desde Apoyo Positivo, también buscamos esa unión, en este caso, con el cine y por medio de la serie de ficción de diez cortos Indetectables, con la que, y en colaboración con Estoy Bailando, queremos dar una vuelta de tuerca a la prevención, llevada al formato serie, con un toque de humor y naturalidad para conseguir dos objetivos: prevenir mejor y destrozar, con realidad, humor, relaciones personales e información clara, todo estigma o rechazo injustificado.

Si quieres más información puedes contactar con nosotros en info@apoyopositivo.org y en el 91 358 14 44