Con esta entrada de blog nos despedimos hasta septiembre, y lo hacemos de la mano de Belén Alejos Ferreras, con la que hablamos sobre su trabajo de investigación y de su ponencia en la 21 Conferencia Internacional sobre VIH/Sida en Durban (Sudáfrica), celebrada entre el 18 y 22 de este mes.

Belén es graduada en estadística y doctora en Ciencias de la Salud y, en la actualidad, trabaja en el Proyecto de la Cohorte de la Red de Investigación en Sida en el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III.

Desde que empezó las prácticas en el Centro Nacional de Epidemiología tenía claro que quería devolver a la sociedad parte de lo que la sociedad le había dado para llegar donde hoy está. Es allí donde decide hacer la tesis doctoral que ha defendido hace no mucho: Caracterización y tendencias de la mortalidad global y por causas de los hombres y mujeres vih-positivos de las cohortes de la red de investigación en sida en España.

El VIH no es modificable en el sentido que no podemos eliminarlo del organismo. Lo que sí podemos hacer es controlarlo con la medicación.

Sobre su tesis nos cuenta que, en los países desarrollados, entre ellos España, la distribución de las causas de muerte en la población VIH-positiva ha cambiado en los últimos quince años. Si bien la proporción de muertes por Sida ha disminuido, las muertes no-Sida, tales como, neoplasias no-Sida, hepáticas o cardiovasculares, han emergido como causas importantes de morbilidad y mortalidad a consecuencia de un aumento más prolongado en la esperanza de vida de las personas VIH-positivas.

post pablo

El objetivo de su tesis doctoral es explorar la mortalidad global y causa- específica en hombres y mujeres VIH-positivo en España: estudiar las tendencias, determinar cómo las tasas de mortalidad en las personas VIH-positivo se relacionan con las tasas de mortalidad en la población general. Para ello se analizaron los datos de las cohortes CoRIS-MD y CoRIS desde 1997 a 2014.

En los países desarrollados, entre ellos España, la distribución de las causas de muerte en la población VIH-positiva ha cambiado en los últimos quince años.

Al tomar los primeros años de la era antirretroviral como referencia (1997- 2003), se observó una disminución en la mortalidad global y causa-específica de las personas VIH-positivas, sin embargo, esta disminución no se observó en las personas coinfectadas con el virus de la hepatitis C.

Las personas incluidas en el periodo 2004-2014 mostraron excesos de mortalidad global, por neoplasias no-Sida, hepática asociada a la co-infección de hepatitis C y cardiovascular asociado a ser VIH-positivo comparado con la población general.

Como nota final, el exceso de mortalidad entre los sujetos VIH-positivo es probablemente atribuible a una variedad de factores que incluyen: la edad, la presentación tardía, el retraso en el inicio del TAR o fallo del tratamiento, la inflamación crónica, la exposición prolongada a las toxicidades del tratamiento, el consumo activo de drogas inyectadas (UDI), el uso de otras drogas recreativas, los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida (tabaco, alcohol, etc.), la co-infección con virus oncogénicos como el virus de la hepatitis C o B (VHC o VHB) o las barreras en la iniciación y terminación de la terapia anti-hepatitis C.

Si bien la proporción de muertes por Sida ha disminuido, las muertes no-Sida, tales como, neoplasias no-Sida, hepáticas o cardiovasculares, han emergido como causas importantes de morbilidad y mortalidad a consecuencia de un aumento más prolongado en la esperanza de vida de las personas VIH-positivas.

Cuenta Belén, con entusiasmo, que en la actualidad estamos en una buena etapa en la que podemos controlar muchos de los factores asociados a estas causas de mortalidad. El VIH no es modificable en el sentido que no podemos eliminarlo del organismo. Lo que sí podemos hacer es controlarlo con la medicación. El resto de los factores los podemos modificar gracias a los nuevos tratamientos para la hepatitis C que logran negativizar el virus en unas cuantas semanas, el estilo de vida saludable relacionado con la alimentación, reducción de factores de riesgo como el tabaco, drogas, etc.

¿Y hacia dónde vamos?

Ahora mismo, su centro de investigación está estudiando las comorbilidades asociadas a la edad, tal y como ha presentado recientemente en la 21 Conferencia Internacional de VIH-SIDA en Durban. Como su tesis plantea que hay un aumento en la esperanza de vida de las personas VIH-positivas, el siguiente paso lógico sería estudiar las comorbilidades asociadas a la edad. Este estudio se hace con los datos de 2004-2014 y ven un aumento de comorbilidades en personas mayores de 50 años, éstas son: enfermedades cardiovasculares, renales, hepáticas, neoplasias (cáncer), fracturas, psiquiátricas, metabólicas y otras infecciones no relacionadas con el VIH.

Los pacientes, según se van haciendo mayores, van a tener más comorbilidades y más polifarmacia que la población general y tenemos que trabajar para adaptar los servicios y dar una mejor atención. Una solución sería crear equipos multidisciplinares que se puedan adaptar a estas nuevas necesidades.

El siguiente paso será comparar estos datos con los de la población general. Y seguir con la investigación para dar explicación a las causas y dar un mejor tratamiento y atención. Otra línea de investigación abierta es el deterioro cognitivo asociado al VIH.

A dos días antes de viajar a Durban, Belén comenta sobre el presente que:

Tenemos las herramientas para controlar y erradicar la infección. No tenemos una vacuna pero sí un tratamiento antirretroviral efectivo con el cual se puede controlar la transmisión, en personas que conocen su seroestatus. Tenemos también la PrEP como aliada preventiva.

Es optimista en que el resto de países de Europa, además de Francia, aprueben la PrEP pronto. Desde Apoyo Positivo también lo somos, y más cuando, hace unos días, la Agencia Europea del Medicamento daba luz verde a la utilización de Truvada‬ como PrEP, pastilla preventiva del ‪‎VIH‬ en Europa. Ya queda menos para el acceso al método preventivo del VIH más revolucionario y eficaz de la historia.

Si quieres más información puedes contactar con nosotros en info@apoyopositivo.org o en el 913581444