Algunos casos de nuevas infecciones de transmisión genital, en especial en colectivos con mayor vulnerabilidad como el LGTBI, ocurren durante las relaciones sexuales unidas al uso recreativo de drogas (chemsex).  Por el potente efecto desinhibitorio de las drogas utilizadas, la persona puede tener prácticas sexuales de mayor riesgo además de consecuencias no deseadas por el uso de estas drogas.

En el estudio que han publicado Apoyo Positivo e Imagina Más, Aproximación al Chemsex en España (2016), 468 hombres que tienen sexo con hombres afirman haber practicado chemsex en el último año, apoyando la relativamente alta frecuencia de la práctica en colectivo LGTBI. Las personas que contestaron a la encuesta procedían en su mayor parte de España (71,6%), seguido de Latinoamérica (14,4%), Europa Occidental (11,7%), Europa Oriental (1,2%), Norteamérica (0,8%) y Asia (0,2%).

Según los datos, la mayoría de los encuestados usuarios de chemsex residen en la Comunidad de Madrid (46,9%) y Cataluña (42,2%), lo que permite identificar el chemsex en España como un fenómeno concentrado en grandes ciudades, en concreto en Madrid y Barcelona. La mayoría oscilan entre los 25-35 años (46,1%) y 36-45 años (35,8%), con nivel medio alto de formación y con perfil alto de empleabilidad (el 83,5% tenía trabajo en el momento de la encuesta).

¿Cuáles son las motivaciones para que los hombres que tienen sexo con hombres practiquen chemsex?

Según el mismo estudio las motivaciones más frecuentes son poder incrementar el deseo de placer en las relaciones sexuales (77,4%), seguida de obtener mayor resistencia física (43,4%), sentir mayor confianza durante las relaciones sexuales (26,1%), aliviar los sentimientos negativos (23,3%), facilitar prácticas que de otro modo podrían resultar dolorosas (17,9%) y otro tipo de motivaciones (1,4%).

En España también se reproducen los hábitos y ambientes de consumo que se dan en Europa, ya que un amplio sector de los encuestados afirmó consumir en sesiones (74,7%), con amigos en entornos no sexuales (51,2%), en pareja (34,2%) y estando solo (22,2%), y se utilizan muchas de las aplicaciones de contactos para la búsqueda de compañeros de chemsex (un 77, 8% afirma utilizarlas para ese fin).

Desde Apoyo Positivo somos testigos de un aumento de casos que están sufriendo las consecuencias más negativas del chemsex, tanto en la pérdida de salud sexual como de otras pérdidas asociadas a problemas con las propias drogas. Recordemos que según el estudio las drogas más utilizadas fueron en primer lugar los poppers (85,2%) seguidos de GHB (70,8%), Viagra y similares (70,4%), alcohol (69,1%), cocaína (63,2%), éxtasis (60,9%), mefedrona (56,0%), metanfetamina (41,6%), ketamina (39,5%), LSD (7,0%), setas (3,7%) y heroína (1,0%).

Por ello, en los últimos años hemos invertido gran parte de nuestra motivación y esfuerzo para poner en marcha un programa de atención a personas que utilizan drogas recreativas durante las relaciones sexuales: Programa Sexo, Drogas y Tú.

Poster2 Poster3 Poster1

Debido a que las razones que llevan al uso de estas drogas durante el sexo son tan diferentes como las diferentes personas que realizan chemsex, y a que el tipo de prácticas y sus consecuencias varían mucho entre diferentes personas, en Sexo, Drogas y Tú pretendemos dar una atención integral y totalmente individualizada. El equipo de este programa está formado por especialistas en psicología, psiquiatría, mediadores en salud y trabajo social, que trabajan en cada caso las necesidades específicas de cada persona.

Dependiendo de sus necesidades, la persona podrá participar en sesiones de psicoterapia; programas de concienciación, educación sexual o educación en reducción de daños; programa de PARES o grupos de autoayuda;  programas de ocio saludable o estimulación de la esfera laboral.

En Sexo, Drogas y Tú también realizamos campañas para concienciar del fenómeno a grupos de comunidad LGTBI, con el objetivo de evitar las peores consecuencias asociadas al chemsex. Desarrollamos programas de formación a profesionales sanitarios, para facilitar la comunicación con las personas que practican chemsex y fomentar actitudes de no juicio que eviten a la persona sentirse estigmatizada por realizar este tipo de práctica.

¿Puedo participar en Sexo, Drogas y Tú?

Si percibes dificultades relacionadas con el chemsex, si quieres cambiar o si estás confuso. Si estás utilizando drogas durante el sexo y quieres estar más informado aunque no estés teniendo dificultades. Si quieres plantearte la posibilidad de tener actividades de ocio diferente…

También si eres familiar o tienes a alguien cercano que lo practique y necesitas información o no sabes cuál es la mejor manera de ayudarlo.

Puedes contactarnos en el 629447325 o escribiendo a psicosocial3@spoyopositivo.org, para realizar un primer encuentro con nosotros en el que decidir si puedes beneficiarse de alguna de las actividades de este programa.