Desmontando una guía: 

¿SABES LO QUE QUIEREN ENSEÑAR A TU HIJO EN EL COLEGIO?

Las leyes de adoctrinamiento sexual

Con este titular nos encontrábamos hace unos días una guía acompañada de una imagen, en la que dos niñxs le hacen un saludo fascista a la bandera que representa la libertad de las distintas diversidades.

Y es que la guía no tiene desperdicio, lejos de ser una guía educativa y constructiva, es más bien, todo lo contrario. Un ataque a la incorporación de los derechos dentro de las aulas, un cañonazo en contra del avance y sobre todo una ideología LGTBIfóbica que pretender mantener el antiguo sistema de privilegios.

Ya en la introducción el ataque es instantáneo: “En los últimos años, estamos asistiendo a una proliferación de leyes, aprobadas en el ámbito de las Comunidades Autónomas, que buscan imponer en la sociedad la ideología de género con el pretexto de la no discriminación y de garantizar los derechos de las personas homosexuales”

 Podéis leerla completa en el siguiente enlace

A continuación desarrolla todas las leyes que tanto esfuerzo han costado, por la que tantas personas han sufrido. Leyes que pretenden acabar con el odio, terminar con el maltrato dentro y fuera de las aulas y sobre todo quieren llevar a educar en una sociedad igualitaria.

Bueno, parece que a esta organización no le hace mucha gracia y por ello pretende desmontar paso a paso este avance legislativo.

Para ello se basan en la legislación básica, en la que como todos sabemos el reconocimiento de los derechos de TODAS las personas, tanto en la Constitución Española como en Europa y los países que engloba la ONU están establecidas. Si bien es cierto que es lo redactado, todxs sabemos que no se cumple, ni aquí, ni en tantos países que incluso se condena con la pena de muerte el expresar una identidad de género o sexual que no corresponde con el sistema heteropatriarcal.

 

Aquí tenemos el primer motivo por el cual, esta guía pierde en absoluto toda la razón.

 

Si seguimos leyendo culpa a “los lobbies del feminismo radical y LGTBI”  de: “rechazar el sexo biológico y de sostener que el binomio hombre-mujer es solo una convicción social y ha de ser sustituida por la libre elección de género”. Vaya cuadro, ¿Qué pasa que las personas que pertenecen al colectivo LGTBI no son biológicas? ¿Acaso creen estos señores que somos una especie de ciborgs que vamos a dominar el mundo? ¿Tienen miedo de una libre elección de género y les molesta que haya personas que no se sientan identificadxs con lo que ellos intentan imponer?

 

A parte de todo esto nos encontramos con que culpan a la ley de acabar con el derecho de los padres a educar a sus hijxs según convicciones… ¿Qué convicción? ¿Es mucho más sano pensar en seguir imponiendo convicciones y educaciones privadas tan casposas en las aulas?

inclusiva

 

Redacta que estas leyes “desorientan a los niños al imponerles diversidad sexual”.

Claro, es que obligar a las personas a ser quienes no son, es mucho mas orientativo; educar en la familia tradicional heteronormativa a TODAS las personas sin dar opción a otras diversidades, es muchísimo más “correcto”, sobre todo si intentas imponerle a una persona con disforia de género que porque a ellos les salen de sus pantalones, nunca va a ser aceptadx en la sociedad, porque claro, su diversidad sexual desorienta (por ejemplo). Ni pies ni cabeza, lo más sano para cualquier persona, es que sepa que la diversidad sexual y de género es algo maravilloso, que TODXS somos personas, que tengamos desde el principio el empoderamiento para poder decir quienes somos y que esto no te lleve a un fusilamiento social.

 

Uno de los puntos  de esta guía dice que: “Discriminan la familia natural e imponen modelos familiares a padres, maestros y centros de enseñanza”. Claro es que como se nos ocurre pensar que una familia que pertenece al colectivo LGTBI puede ser natural, dos hombres, dos mujeres, personas trans, familias monoparentales, padres gestantes, pues si que andamos locos todos los que defendemos estos derechos, ¿verdad?. Nosotros creemos que cualquier formato de familia creada en el respeto, es tan digna como cualquier otra y no incluyendo la diversidad familiar en la definición de “familia natural” se puede generar una incitación al odio.

 

Esta guía tacha las nuevas legislaciones de totalitarias, pero no solo eso, sin ni un ápice de dignidad, hace uso de todos los derechos por los que las personas LGTBI y la diversidad en general lucha cada día, los ha reflejado en un espejo heteropatriarcal y se les han aplicado a su sector como si fuese necesario. Como si la libertad de las personas atentaran contra las suyas propias, tirando por tierra todo el trabajo que muchísimas personas hacen cada día.

 

Culpa a las entidades sociales que colaboran en el dialogo social de irrumpir en el espacio educativo, sin piedad, intentando reflejar que las víctimas reales son las familias heteronormativas. Pues siento decir que aquí no hay ninguna víctima, aquí lo que hay o se pretende hacer, es conseguir de una vez por todas, la igualdad, la libertad y los derechos para todas, absolutamente todas las personas por igual.

 

La guía también critica materiales educativos inclusivos, el propio lenguaje inclusivo es para ellxs un ataque. Sentimos decir que prefiero que todxs los niñxs, conozcan un lenguaje inclusivo, trabajen desde que son pequeñxs con estos materiales y que sean mucho mas respetuosxs de lo que vosotrxs pretendéis que sean.

 

Si no hablamos de diversidad en la aulas, el único problema real del que podemos hablar:

  • 80% del alumnado oculta su orientación sexual en clase por miedo rechazo y sólo el 15,5% considera que recibiría el apoyo del resto de la clase en caso de enunciar su orientación homosexual o bisexual.
  • 15% del ciberbullying es al colectivo LGTBI.
  • La bifobia, homofobia y transfobia puede conllevar a las siguientes consecuencias:
  • Problemas de autoestima
  • Abuso de alcohol y de sustancias como coartada para expresar el deseo.
  • Falta de autocuidados en la salud sexual.
  • Aceptación de maltrato, a veces por parte de personas conocidas.
  • Escasez de redes sociales.
  • Sobreesfuerzos por encajar en una relación heterosexual o en los modelos oficiales de feminidad y masculinidad.
  • Maniobras para rechazar su propia sexualidad o identidad de género.
  • Seis veces más probabilidad de suicidio durante la adolescencia.
  • Tres veces más de probabilidades de contraer una depresión que una persona heterosexual.
  • Ansiedad ante el estereotipo extendido del homosexual/transexual incapaz de una vida afectiva plena y que termina sus días en una soledad insoportable.
  • Agresiones directas de todo tipo, burlas, palizas, violaciones, asesinatos.

 

Por todo esto y mucho más, son necesarias esas leyes. Leyes que protejan a las personas que lo único que quieren es disfrutar de su diversidad. Tenemos que empezar a ver que la heterosexualidad es una diversidad más, incluida sin ninguna duda en la educación y el respeto, puesto que aquí no se pretende que todo el mundo pertenezca al colectivo LGTBI, si no, se pretende que de una vez por todas, estemos en la misma línea.

 

hola_3