El día 14 de febrero es el día de San Valentín, fecha elegida para celebrar el dia de los enamorados, demostrar todo el cariño y amor que le tienes a tu pareja y, de paso, cultivar el espíritu consumista que tenemos.

Pero, lo que menos personas saben es que el 14 de febrero también es el Día Europeo de la Salud Sexual y es la fecha que queremos conmemorar desde Apoyo Positivo con nuestra Campaña Sin Valentín. Además, pensamos que no hay mejor celebración que poner sobre el papel las últimas actividades de educación sexual que estamos desarrollando. Porque, educar en sexualidad también implica fomentar la salud sexual de nuestra población. Personas que se conocen, que se aceptan como son y que disfrutan de sus relaciones, son personas empoderadas y con habilidades y herramientas suficientes para cuidar su salud.

También educamos en sexualidad con los silencios, los chistes misóginos o LGTBIQAfóbicos

Con esta idea de base, desde Apoyo Positivo hemos tenido el placer de compartir y trabajar la educación sexual afectiva con el alumnado de La Guarda escuela infantil (Fuengirola, Málaga) y del CEIP Santa María (Madrid), de edades comprendidas entre los 2 a los 5 años.

post 2

¡Pero son muy pequeños para hablar de sexualidad!” nos dicen muchas personas. Pero, al contrario de cómo se piensa, para hacer educación sexual no hace falta hablar de penes y vulvas, o prácticas eróticas, nuestra sexualidad es mucho más que eso, somos seres sexuados y, como tal, lo somos desde que nacemos hasta que morimos.

En estos grupos, por ejemplo, aprendimos sobre el respeto y la diversidad tanto de personas como de familias, los espacios seguros y la equidad de género. Todo sin parar de jugar, reír y trabajar en equipo.

En estas edades, es maravilloso trabajar el respeto a la diversidad, puesto que aún no estamos viciados por los tabúes adultos, porque para esta edad ni juguetes ni juegos tienen género.

 No les importa si alguien quiere ponerse falda o pantalón, o si su pareja o parejas son hombres, mujeres o ninguna de estas opciones.

En entornos conservadores, se dice que ya está todo conseguido (¿seguro?). Pero, no en pocas ocasiones, he oído a personas de mi entorno más cercano, decirle a un niño que no puede jugar con muñecas o cocinitas, que eso es “de niñas”. Si desde estas edades tan tempranas, ya les inculcamos que los cuidados son cosa de mujeres, al final se lo creen, tanto ellos como ellas. A algunas niñas se les dice que no pueden jugar con coches, o con juegos de construcción. ¿Es que no hay mujeres que conduzcan? ¿No hay mujeres arquitectas? Les vamos construyendo el techo de cristal, antes siquiera que ellas mismas se planteen un futuro, laboral o no.

cocinitas

Para que puedan tener toda la información, y tener su propia opinión al respecto, es muy importante no dejar de hacer educación sexual a lo largo del crecimiento y de los diferentes ciclos escolares. Y, por supuesto, prestar apoyo también a familias, cuidadores y profesionales de la educación, puesto que nadie nunca les ha facilitado esta información. Hay familias que quieren hacer educación sexual con los menores, pero no tienen acceso a los recursos para ello. Sin una formación reglada y adecuada a cada edad y proceso de aprendizaje, los mensajes que reciben estos menores, son en ocasiones contradictorios, procedentes de imaginario popular y sin base formativa. No olvidemos que también educamos en sexualidad con los silencios, los chistes misóginos o LGTBIQAfóbicos, los cambios urgentes de canal de TV o de tema de conversación cuando los menores aparece en la habitación. Así también se educa, pero es una educación basada en los silencios, en los tabúes, miedos o desconocimientos.

¿Hacer educación sexual es “lanzarles” a jugar con su erótica? Todo lo contrario, es ayudarles a entender que pueden ser lo que se propongan, y amar sin distinción de género, etnia, ideología, etc., pero siempre basándose en el respeto y los cuidados personales, en primer lugar, y a continuación, por supuesto, a las personas que nos rodean.

Por eso, señor Cupido, le recomendamos que, en lugar de rosas, se regale a usted mismo una sesión de educación sexual, así disfrutará mucho más de su día y del Día de la Salud Sexual.

Si quieres más información sobre nuestros talleres y formaciones en Madrid y Málaga, puedes escribirnos a info@apoyopositivo.org